Macro del día: tiradores

No sé, me parece que son los eternos olvidados de la casa, además les maltratamos de forma horrible con portazos, manos sucias, los abrimos con el codo… un día y otro y otro, y ahí estan los pobres sin decir ni ‘mu’ y encima el día que fallan los insultas y los fuerzas con cualquier objeto punzante.

Probrecitos.
Os presento a: los tiradores de mi casa.

Esta quizás os suena un poco…
Soy una enamorada de los madroños, pero tampoco tengo tantos sitios en casa donde colgarlos.

A este le tengo un cariño especial y si observáis bien es un acerico, lo hizo Carmen de Cojines Antiguos y me da tanta pena llenarlo de alfileres que aquí está.

No podía faltar un poco de mi niña.

 Pero si quereis ver más macros geniales pasaros por el blog de Nika Vintage .

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

¿Lo sabíais? Esta semana es Halloween!!

No sé si todavía hay algun@ despitadill@ por ahí que no se ha enterado que esta semana es Halloween. Calabazas en los escaparates, anuncios para noche de fiesta, ofertas de disfraces… y toda la parafernalia que conlleva esta fiesta. Estamos asistiendo al comienzo de una nueva tradición en España, celebrar Halloween, porque estoy segura que en unos años hasta en el cole harán fiestas de Halloween. Lo que no sé si veo mucho es a los niños de piso en piso con el truco o trato…
Pensareis que es otra americanada más que nos hemos importado, pero, ¿alguien sabe cuál es el origen de la fiesta?
Para ilustraros un poquito os diré que es una fiesta de origen celta que llegó a USA hacia el siglo XIX de la mano de inmigrantes ingleses.
Los celtas celebraban el 31 de octubre el fin del verano, momento en el cual los espíritus y fantasmas salían de sus tumbas, para protegerse de ellos la gente de disfrazaba y digamos “decoraba” sus casas con huesos y calaveras para así asustar a los espíritus, a groso modo este es el origen de esta tradición que a mí me parece divertida como pocas.
Hoy vengo a traeros un mix halloweenero con alguna idea que me ha llamado la atención.

Empezamos con un #diy para la decoración de tu fiesta, si quieres gasta poco aquí tienes esta guirnalda bien económica.

Y para completar vuestra fiesta con algunos comestibles terroríficos pásate por aquí.


Además si no tenéis muy clara la decoración para vuestra fiesta hay os van algunas ideas que he sacado de Pinterest.


Espero que paséis sobre todo una noche divertida y llena de humor que en los tiempos que corren falta nos hace.

By Sara

Blackberry pancake

¿Qué tal ha ido el fin de semana? Espero que alguien haya tenido tiempo de practicar con alguna recetilla de las que ponemos por aquí. Si alguien se ha decidido por hacer la de la semana pasada, vamos a aprovechar la mermelada de moras que nos ha sobrado.
Mi primera vez con las tortitas fue hace más de 20 años, en aquella época por aquí sólo podías probar estas cosas de la mano de algún yankee, en mi caso fue de una de adopción, la tía de mi padre que tras toda una vida en USA volvió a pasar la jubilación al pueblo y allí tuve el auténtico placer de gozar de su compañía y de su maravillosa cocina. Todavía me acuerdo cuando venían sus nietos a pasar sus vacaciones en la maleta traían el bote gigante de sirope y el de Heinz ketchup. Sus pantalones de raperos y la gorra hacia detrás y los Red Hot Chili Peppers de los ochenta.
Vamos con la receta.

Batimos los ingredientes de la masa y dejamos reposar 30 minutos. En una sartén antiadherente -yo, desde que descubrí las de aluminio fundido ya no quiero otras- ponemos un chorrito de masa y dejamos que cuaje, el fuego de un 11 lo pongo a un 8.
Ahora sólo hay que montar con la confitura de mora, tenéis la receta aquí, y nata montada.
Pan cake-mora-pan cake-nata.
Rematamos con unas moras de adorno y ponemos un palillo en el centro para que no se desmorone todo.

¡Nos gusta el dulce, pero más aún nos gusta que sea fácil fácil!

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Pure white en un cottage

La inspiración, la ilusión, la esperanza…. esta casa nos llena el sentido le la vista y nos hace gozar con todos sus pequeños detalles.
El otro día hablando con una internauta de ‘pro’ me dijo el termino exacto a mi problema, os diré que no me acuerdo pero el hecho es que entro en la red y divago de forma irremediable, es en esos momento cuando encuentro esas pequeñas joyitas que me encanta compartir con todos vosotros.
Hoy es viernes #ff por si alguien no se ha dado cuenta, he deciros -para poneros los dientes largos- que yo hoy estoy de fiesta, yo y toda mi comunidad, no quiero oír quejas que otras veces nos toca a los demás trabajar mientras otros están de fiesta… a pesar de esto no os voy a dejar tirados y aquí tenéis mi post de hoy.
Un pequeño cotagge, un #purewhite que hace destacar sus toques vintage.


Luz a raudales para esta zona con toque románticos.
El pure white sólo rot por la calidez de la madera
Toques vintage inundan la casa en sus más pequeños detalles.
Encajes, flores en tonos suaves, todos los tejidos de la casa confieren ese punto romántico chic que hace de sus estancias un remanso de paz.


By Sara

Macro del día: los lápices de Naia

Esta semana nos unimos a la iniciativa de Verónica, le genial creadora de Los Mundos de Nika Vintage que hace unas semana como lo que ya muchos conocen como #macrodeldía. Consiste en publicar un post con una tématica a eleccion de cada blog y cuyo principal componente sea macrofotográfía.

 Hablar de fotografía es hablar de creatividad  de arte, realismo… infinidad de cosas que se comienzan a fraguar desde la más tierna edad.

 Así que me he decidido por la creatividad de un niño, todos la tienen, lo único que la mayoría a la edad adulta la pierden.

Sus primeros lápices de colores, vale que no me rompí mucho la cabeza, salí de casa crucé la calle y me fui a #Ikea. Por ahora hace garabatos preciosos aunque principalmente se dedica a morder las pinturas de cera…

En el blog de Nika encontrareis todas las macros de hoy, pasaros por allí encontrareis trabajos muy buenos.

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Un proyecto de home staging

Durante las últimas semanas he ido desgranando piezas de uno de mis proyectos y es que este verano hemos trabajado durante las vacaciones para este proyecto de home staging.
Para los que esta palabra os suene un poco a chino os diré que el home staging=puesta en escena de la casa, es un término anglosajón y un uso muy habitual en otros países. Como siempre todo lo que funciona fuera nos lo importamos.
Esta práctica consiste en preparar un inmueble para su comercialización ya sea venta o alquiler.
Estudio tu vivienda con el fin de eliminar lo que no funciona y puede distraer lo ojos de un posible cliente. Se despersonalizan los ambientes, todas esas fotos y objetos tan personales que suele haber en una vivienda. No es en sí un proyecto de decoración, sino un lavado de cara, un soplo de aire fresco que hará la vivienda más atractiva al posible cliente, fotos más sugestivas y algún truquillo para la venta.
La actuación se hará en función de las necesidades del cliente, en fin, una pequeña inversión para la venta de una vivienda.
Normalmente trabajo en la zona de Bilbao pero también me desplazo dependiendo de las circunstancias. En este caso me he ido hasta Jávea en Alicante, un pueblo turístico que me ha encantado volver a visitar, ya que lo conocía aunque hacía ya unos años que no iba por allí.
En este caso me mandaron unas fotos para así decidir las actuaciones a realizar. En algunos casos de venta son actuaciones efímeras en este dado que se trataba de un alquiler las mejoras se pensaron también para el uso y disfrute de la casa.
Nos situamos en un bungalow dentro de una urbanización privada con una bonita piscina común que además ha sido arreglada este año.
Una casa sesentera y bastante dejada en lo que a la decoración se refería, con jardín privado y porche con plaza para dos coches. Hasta ahora su uso ha sido como vivienda de veraneo pero debido a diferentes circunstancias los dueños buscan inquilinos para todo el año.

Seguro que os suenan estas alacenas, pero si no es así y queréis más pasar por aquí.

En la zona de comedor, el tapizado de las sillas y cuadro nuevo le ha dado un toque de color más actual.

Un detalle de la chimenea que hará dará calidez a los suaves inviernos de Jávea.


Y por fin nuestra cocina sesentera de la que hablamos la semana pasada.
Para los curiosos deciros que la casa ya esta en el mercado y se puede alquilar.

Si tienes alguna duda respecto a este tipo de proyectos, da igual dónde este situada la vivienda, no dudes en contactar conmigo y te informaré.
© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Cremoso de yogur con confitura de mora

Ya sabéis que me gusta facilitaros un poco la vida con mis tips, diy y recetas. La cosa no está para gastar mucho en nada en general y como un háztelo tú mismo #diy aunque poco dinero si suele llevar su tiempo, hoy vamos con una receta de esas que se hacen en 10 minutos.
Es un postre ideal para convencer si tienes invitados en casa, fácil de presentar y resultón, y sobre todo lo más importante, para chuparse los dedos.

Bueno, vale, quizás no tan rápido si tenemos en cuenta la confitura pero son cosas que se pueden tener preparadas con antelación. Vamos a ello.
Ponemos el agua junto con el azúcar en una cazuela a fuego suave para que vaya haciendo un almíbar. Añadimos las moras y el zumo de limón y vamos removiendo hasta que coja la textura deseada, calcular 1 hora. En este punto ya tenemos la confitura pero si no nos gusta su textura podemos pasar parte por el pasapures.
Para conservarla la mejor opción es embotarla. Para lo cual llenemos los botes que haga falta hasta arriba, cerramos y ponemos en una olla con agua en la cual habremos puesto un trapo en el fondo para proteger los botes. Hervimos durante 20′. De esta forma conservaremos la confitura durante meses.

Montamos la nata con azúcar. Para ello meteremos unos minutos antes la nata al congelador con el fin de que esté bien fría. Empezamos montando a baja velocidad y cuando empiece a subir incorporamos el azúcar y subimos la velocidad. Queremos que la nata nos quede suave. Por últimos pasamos a mezclar con el yogur.




Como veis yo he hecho dos presentaciones, siempre con una base de galletas machacadas, el yogur y al final la confitura. La primera es un yogur en miniatura, servirá de acompañamiento para el postre fuerte. La segunda sería una preparación en raciones individuales.

Un dato importante, la posibilidad de sustituir los ingredientes en el más rápido y fácil todavía. Una buena mermelada de frutas, mora, fresa, naranja… y sustituir el yogur por un griego de la calidad. Seguiremos teniendo un postre resultón y casero. ¡Anímate con el tuyo!

By Sara

Lavamos la cara a esta cocina

Terminamos la semana con un antes y después.
Seguimos desgranando los pasos de uno de mis últimos proyectos. Esta vez vamos a lavar la cara a una cocina sesentera en la que la verdad y una vez más con un bajísimo presupuesto poco se puede hacer. El azulejo me limitaba bastante pero al final me decidí por buscar un tono similar para pintar los muebles de madera.

Dos capas de pintura y un lavado de cara para los tiradores que no se podían cambiar. Aprovechando la base oscura del mueble lijé un poco para sacar el color original y darle un toque un poco más rústico.


También se cambiaron algunos de los accesorios de la cocina, lo ideal hubiera sido pintar los azulejos de la cocina que a mí personalmente me hacen daño a la vista pero….quizás la próxima vez.
© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Sillón Barcelona

Continuamos la semana con uno de esos clásicos que a todos nos gustaría tener en casa, el sillón Barcelona, diseñado por uno de nuestros grandes de la arquitectura Mies Van Der Rohe, con la colaboración de su socia Lilly Reich.
La silla se creó junto a una mesa auxiliar y una otomana para el pabellón alemán de la Exposición Universal de Barcelona de 1929, hay es nada, y ha llegado hasta nuestros días.
La original era de acero inoxidable pulido, con el asiento y el respaldo en cuero de piel de cerdo. Una estructura etérea con las patas en aspa, inspiradas en unas sillas romanas llamadas “sella curulis” y unas tiras de cuero que sujetan el asiento y el respaldo, hacen un sillón ligero y sumamente cómodo, tanto que fue utilizado como trono para los reyes de España en su visita al pabellón alemán.
Si quieres la auténtica con la firma de Van Der Rohe tienes que acudir a Knoll que en 1953 compró la licencia a Mies y donde la encontrarás por 5271$ si no podrás optar por cualquiera de las réplicas que hay en el mercado.
Detalles de la original
Como cualquiera de nuestros clásicos del diseño puedes integrarla en cualquier estilo decorativo porque allá dónde vaya dará ese toque atemporal que tienen este tipo de piezas.

La silla es un objeto muy dificil. Todos los que han intentado hacer una lo saben. Hay infinitas posibilidades y muchos problemas; la silla tiene que ser ligera, fuerte, cómoda. Casi es más fácil construir un rascacielos que una silla.
Mies Van Der Rohe


Imágenes vía internet

By Sara

Prueba estas cremosas croquetas

Ya hemos pasado el primer bache de la semana y ahora el resto está chupado, precisamente de eso va esto hoy, de chuparse los dedos.
Siempre he sido muy croquetera, supongo que será debido a que estoy acostumbrada a unas croquetas caseras de las mejores y no verdaderamente porque sea mi madre -excelente cocinera- mi maestra croquetera y hacedora de dichas volitas de bechamel, el tema es que sea mi madre o no -que si soy objetiva- las croquetas están deliciosas, cremosas y suaves. El caso es que cuando una se va de casa -años ha..de aquello- encima a otra provincia por lo que no existe la posibilidad de llenar el tupper los domingos, pues aprendes o te queda la opción de las congeladas…pero esa, no es una opción.
Vamos que no me ha quedado otra que aprender y como no, mejorar.

Y como muchas cosas en la cocina el secreto está en la masa, allá vamos.

Cuando me dicen “Pues a mí me salen las croquetas super cremosas y encima no me llevan nada de tiempo”, se me abren unos ojos como platos y pienso, “Sarita sabemos que eres lenta pero no para tanto más me da a mí que esta no ha probado unas croquetas de verdad en su vida”. Esto es como el arroz con leche en media hora no sacas una buena masa.
Yo cuando me pongo lo hago a lo grande, hago de varios sabores para luego congelarlas y tener para más de una vez.
Tiempo necesario, para mí, una mañana entera.
INGREDIENTES PARA LA BECHAMEL:
150ml de aceite
150gr de harina
1,5l de leche
70gr de chorizo
70gr de paletilla

Primeramente ponemos el aceite a calentar a fuego suave, no muy caliente porque si no al incorporar la harina se nos tostará demasiado cogiendo un sabor a quemado, dejamos que la harina se cocine unos minutos mientras damos vueltas, otro de los pasos importantes para evitar que la bechamel sepa a harina. Ahora vamos añadiendo la leche, que tendremos a temperatura ambiente, poco a poco para trabajar una masa sin grumos.

Una vez integrada toda la leche seguiremos removiendo, no basta con que espese, esto lo hará en cinco minutos, la masa tiene que cocer y cuanto más la trabajemos más cremosa estará, yo la suelo tener unos 20 minutos, también rectificaremos el punto de espesor si hace falta añadiendo más leche y dejando que cueza de nuevo, todo a fuego suave, de 11 lo pongo a un 3.

Cuando hayamos conseguido el punto deseado tapamos la cazuela para que conserve el calor y no se forme esa costra.
En una cazuela a parte rehogamos el chorizo he incorporamos la mitad de nuestra masa, lo mismo haremos con el jamón. Dejamos cocinar 5 minutos más siempre sin dejar de mover la masa. rectificamos de sal es posible que no haga falta, salvo con las de jamón. Personalmente prefiero no añadir nuez moscada.

Pasamos a un plato que taparemos con film transparente para evitar la citada costra y dejamos que enfríe la masa. Trabajar con la masa ya fría nos permitirá hacer la forma con más facilidad, lo más normal es que te cueste hacerlo si es así puedes ayudarte poniendo un poco de harina en tus manos, pero si puedes evitar esto mejor. Por último reboza por huevo y pan rallado y a disfrutar.

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara