La Habitación Infantil III

Vamos con la tercera entrada de la habitación infantil,
esto nos está costando casi un embarazo y las que empezasteis a leer
el primero igual a estas alturas habéis dado a luz, exagero un poco¿?
el caso es que empiezo a contaros y hay tanto…que me extiendo ¡uff! sin darme cuenta. Para las nuevas incorporaciones diré que hemos estado hablando de
las piezas más importantes que han de componer nuestra habitación infantil, tenemos ya la cuna y
el moisés, vamos con el cambiador.
Dependiendo de la cuna que hayamos elegido es habitual que tenga
el cambiador a juego.
Para mi el concepto de cambiador es = a cómoda con
unos pequeños matices, es muy muy importante tener en cuenta la altura de la
misma, es decir que corremos el riesgo de acabar desriñonados durante
los próximos dos años, ha de tener una altura óptima para facilitarte
el cambio del pañal sin necesidad de agachar el riñón varias veces al
día para ello, ya bastante los vamos a agachar… estamos hablando de unos 90cm
de alto por 100cm de ancho y 55cm de fondo. Es posible que ya tengamos una
cómoda que podamos usar en ese caso buscaremos una colchoneta para colocar
encima. A mí personalmente me gusta que tengan una buena tabla como base, las
hay muy ligeritas, con poco acolchado y una estructura muy
simple, no merece la pena comprar algo así.

Estos elementos deben tener en cuenta la seguridad del bebé,
algunas colchonetas permite fijarlas a la cómoda mediante tirafondos.

Si seguimos con la idea de reutilizar la cómoda que tenemos por casa y es
demasiado baja podemos darle más altura modificando su base y añadiendo
unas patas
.

Por último cambiaremos los tiradores por unos
infantiles.

Además si la cómoda está viejuna y es de madera, brocha en mano
aplicamos nuestro color-bebé y si es de
chapa sintética la tunearemos con unos sticks de vinilo. Todo esto
por un coste mínimo y cuando ya no necesitemos el cambiador
nos permitirá devolver la cómoda a su uso original.
A la hora de comprar el cambiador tenemos un montón, una vez más, de opciones.
Con baldas y cestas, me encantan, te permiten darle un toque más shabby
y romántico
 a la habitación pero vamos a ser realistas, ¿estáis dispuestos
a permitir de forma tan fácil el acceso a todos los elementos que
habrá en las baldas y pasaros los próximos meses recogiéndolos del
suelo? Conclusión decorativamente hablando un 10, siendo prácticos un 0.
Lo más práctico son los cajones que además te permitirá, según tu bebé vaya
creciendo, cerrar el acceso a ellos mediante algún sistema de seguridad.
Más clásica en madera.

De diseño Nexus de Byby Suommo.

Los hay desplegables.

  También de Bybodesing.
Con la bañera incorporada.

Adaptables a la cuna.
Cambiadores de pared para optimizar al máximo el espacio.

Como pieza importante en la habitación y para terminar con los muebles nos
queda el armario, es muy posible que la estancia estuviese medio montada y ya
con un armario a medida. Si tu caso es el de la habitación de los trastos y vas
a colocar un armario a medida elige un color neutro que luego te permita
adaptarlo a los diferentes cambios de experimentará la estancia a lo largo de
los años.

La otra opción es un armario pequeño y más decorativo que durante los
primero años de vida de tu hij@ será suficiente para sus necesidades.
De Car Möbel, divertido, ¿eh?
Hensvik, de Ikea.

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *