Entradas

Mi Gijón

Esta semana variamos la temática habitual porque este fin de semana ha sido también muy poco habitual y porque este mes cerramos una etapa de la vida que se ha alargado durante los últimos 17 años, cuando A.H.V cerró sus puertas y dejó en la calle a cientos de trabajadores, entre ellos mi padre.

No voy a entrar en las razones del cierre de la empresa, ni tan siquiera valorar aquel terrible hecho que tristemente se repite muy a menudo en la actualidad.
Mi padre fue uno de tantos que tuvo que hacer las maletas y emigrar allá donde el trabajo estaba y con él toda nuestra pequeña familia de tres. Como todos los cambios drásticos y encima no elegidos, fue duro, muy duro, para mi ama que dejó su vida en Santurtzi, para mi padre, que nunca se perdonó hacernos pasar por un cambio así y para mí una adolescente enamorada que se pasó los siguientes tres años abonada a la línea de autobús Gijón-Bilbao.
En los tres años que viví en Gijón mientras terminaba mis estudios de interiorismo no aprendí a apreciar esa ciudad y sus maravillosas gentes que acogieron a todas las familias trasladadas desde Bilbao con los brazos abiertos.

Yo no tarde en poner los pies en polvorosa pero siempre he estado ligada a Gijón ya que allí se quedaron mis padres. Puentes, fiestas, vacaciones, por fin aprendí a disfrutar de Gijón, porque es una ciudad que derrocha disfrute por todos sus costados, su gente, su gastronomía y su cultura. Sorprendentemente cosmopolita ofrece todo tipo de espectáculos, teatro, música, exposiciones…y no podemos olvidarnos de su sidra.
Pero al final la familia tira y una nieta más aún, por lo que después de tiempo intentándolo, por fin mi ama vuelve con nosotros y con ello mis habituales visitas a Gijón se acaban. Fuimos tres y vuelve una, a mi padre lo dejamos en el camino hace ya algunos años, por culpa de lo que yo llamo una especie de maldición que se ha llevado también a muchos de sus compañeros trasladados de A.H.V…..o quizás no una maldición si no simplemente la vida….
Tengo claro que no me despido de Asturias porque a partir de ahora nuestras escapadas se centraran en cualquiera de sus pueblos y es que ¡Asturias enamora!
Mi post de hoy es un pequeño homenaje a esa ciudad que amo tanto y siempre llevaré en el corazón.

He elegido estas fotos nocturnas, merece ver este año la decoración navideña de Gijón que es espectacular.
En la plaza del ayuntamiento estaba el mercado que suelen hacer una vez al mes, aprovechamos la coyuntura para hacer acopio de queso y chorizo bien picante.


¡Qué corra la sidra!

Image and video hosting by TinyPic

Nos fuimos a coger moras

Como os dije la semana pasada, este fin de semana hemos ido a coger moras. Un año más estamos de suerte y hay un motón que podremos usar para reponer las reservas de mermelada de mora para toda la familia.
Os diré que antes de probar la mermelada de mora casera este dulce no estaba dentro de mi despensa salvo para alguna invitada habitual que hace tiempo solía pasar por mi casa.
El día que José apareció en mi vida vino cargado de muchísimas cosas entre ellas productos como este, que gracias a ese puntito de acidez y de ausencia de dulce me conquistó desde el primer día que se posó en mi tostada y ha pasado a convertirse en un habitual en mis desayunos.
Os diré que coger moras no es tan divertido como parece, a pesar de que te puedas pegar una buena tripada con ellas, ya que las moras crecen en los zarzales y lo normal es que acabes con las manos y piernas llenas de arañazos. He de confesar que este no es mi caso porque mientras otros cogen moras yo me dedico a hacer fotos….

Este año tenemos una nueva colaboradora aunque las que ha cogido Naia sólo han pasado de su mano a su tripa y rápidamente ha aprendido cuales se cogen y cuales no.


Como veis unos trabajan y otros miran a través de su cámara.
Y hasta los cuadrúpedos de la familia saben lo que es bueno.

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Deby Treloar, conoce su trabajo

Para plantarnos en la mitad de la semana vamos a presentaros el trabajo de Deby Treloar fotógrafa freeland especializada en comida y en interiores y es que nos gusta la fotografía ¡pero más aún 
nos gusta la comida y el interiorismo!
Originaria de Zimbabwe, estudió arte y fotografía en su país natal para luego desarrollar su trabajo en Inglaterra. Ha trabajado para publicaciones como Elle Decor por todo el mundo y sus geniales fotografías forman partes de una treintena de libros como Decorate workshop de Holly Becker -por cierto libro que se encuentra en mis estanterías- o French Kitchen de Joanne Harris y Fran Warde. Aunque como en cualquier caso en el cual hablemos de fotografía la mejor forma de hablar de alguien es mostrar su trabajo.


By Sara

Días de sol y playa

Para nosotros no hay vacaciones que valgan, si no nos acercamos unos días a una zona de sol y calor asegurado, de esos sitios donde aunque cuesta dormir un poco por el calor, no hace falta salir por la noche con la sempiterna chaqueta. Quizás sea por vivir en el norte o porque nos gusta el sol pero allá vamos, sombrilla y biquini en mano.
Jávea es un plueblecito extraordinario, desde luego que no nos alejamos de la línea de estos lugares turísticos de levante, playa, arenal, terrazas, chiringuitos…. pero hay que decir que este pueblo, uno de los más extensos de la provincia, nos ofrece un motón de lugares en los cuales disfrutar del paisaje y de la playa.
Diferentes calas que se extienden a lo largo de su costa como el Portichol o La Granadella, reserva natural. La playa del Montañar donde podrás disfrutar de la paz y de la brisa del mar, además de sus chiringuitos de estética ibicenca.
Una recomendación, no te olvides de llevar escarpines, ya que la mayoría de sus calas y playas son de piedra o roca.
 No se puede pasar por Javea sin probar sus paellas, la nuestra del Club de Tenis -siiiii dónde empezó David Ferrer-, la encargas y te la comes en casa la mar de bien. Arroz negro con chopitos.

 Un tentenpié a media mañana para aguantar bien con la tripa llena.

 Cala de El Porticholl.

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Castilla rural

Ayer os comenté que hemos pasado las vacaciones en plan ocupa, suegros y padres alternativamente, y es que tiene sus ventajas que la familia viva fuera…-la única diría yo porque el resto del año se le echa de menos- pero en fin puedes pasar las vacaciones por poco dinero, con alojamiento en régimen de todo incluido y ¡hasta niñera! -qué abusones somos los hijos...-
Sólo hay que saber buscarle su encanto a los lugares que visitas, saber aprovechar bien el tiempo para desarrollar tus hobbies.
En el pueblín es lo que toca, hacer mis DIY y paseos por el campo. Todo lo demás depende desde el punto de vista que mires las cosas.

Claro que siempre hay algunos que trabajan más que otros

 Luego llegan los paseos de la tarde




 El tiempo este año ha hecho que la cosecha se haga un poco más tarde

También hay que descansar un poco después del paseo y admirar la arquitectura popular.
Hay que colaborar un poco, la huerta empieza ha dar sus frutos.
Hasta tenemos un día de fiesta.

No todo es pueblo, sacamos un poco de tiempo para el turismo.

Y no sería un perfecto día de verano en Castilla sin la tormenta amenazando sobre nuestras cabezas.

 Reservamos un hueco para la gastronomía, no os podeis imaginar la cara de tontos que se nos quedó cuando vimos esta tosta de Solomillo con queso de cabra.

 Y lo mejor de todo pasarse el día sin hacer nada contemplándose a una misma.


Y por último continuar el camino.

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Materia Prima

Sabéis que todas la semanas dedico un post a la cocina y digamos sus derivados, alguna receta, críticas sobre restaurantes… hoy os traigo algo diferente, ni vamos a comer fuera, ni vamos a trabajar en la cocina.
Hoy vamos a conocer una parte importante de nuestra cocina y sin la cual el resto no existiría. Vamos a dedicarle un ratito a las materias primas.
Muchos me habéis oído hablar alguna vez sobre los productos naturales que utilizo, he de puntualizar además, prácticamente ecológicos -sino mi suegro me mata- ya que no utiliza productos químicos, salvo que un mal bicho se meta donde no debe.
Algunas huertas hace ya unas semanas que empezaron a dar sus primeros frutos, dependiendo sobretodo del clima en el que se encuentren. En este caso, situada al norte de Palencia, digamos que… es un poco tardía y es ahora cuando empezamos a recoger.
Esto es como todo y cuando empieza vas a tripadas, tripadas de calabacín, tripadas de tomate, tripadas de pimientos….y aunque se envasa, congela y regala, nos gusta comer fresco, así que comemos a tripadas.

 Bajo tierra están creciendo una buenisimas zanahorias, que también sirven de alimento para algún que otro ratón.

Color en la lechuga para nuestra ensalada perfecta sin necesidad de recurrir a Florette.

Aunque no lo parezca aquí tenéis unos guisantes, abrir la vaina y comer.

Unas vainas, a mí me gustan bien cociditas.

¿Os podéis creer que debajo de este mar verde se estén fraguando unas buenas patatas?

 Calabacines, que no falten, ya os lo dije…a tripadas.

Y no podían faltar los reyes de la huerta, los tomates, que por cierto este año no pintan muy bien, es lo que tiene, un año no das a basto y al siguiente no hay manera.

¿Os lo imaginabais así?

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Día de la Madre

Una semana más, un día más, llegamos al viernes, víspera de fin de semana con un domingo especial y diferente a otros, para los que se le ha olvidado el domingo es el día de la madre. Que yo también soy de las que piensan que no tiene que haber un día en concreto para demostrarle tu cariño a alguien, día del…, que tenemos todos los días del año para hacerlo pero me encanta un día como este en el cual los pequeñines de la casa dedican un rato en el cole durante los días previos a crear el mejor regalo de todos los posibles, el que han hecho con sus propias manos, yo creo que tendré que esperar un año más, así que sigo dedicando este día a mi madre, porque me ha dado todo lo que soy y la tendré siempre de forma incondicional a mi lado por eso merece la pena hacer este post y agradecer a mi madre y a todas las madres, todas esas noches sin dormir, todos esos días junto a nosotr@s con nuestros estudios, nuestros desamores, nuestro primer trabajo… en fin y ahora que soy madre, ¿qué no es capaz de hacer una madre por un hijo?

Y para los amantes del consumo y del regalo porque disfrutáis más haciendo un regalo que recibiéndolo aquí tenéis ideas de última hora.

¿Tenéis ya el regalo? Pues os espero el lunes, enviadme vuestras fotos y hacemos un post con todos vosotros.
¡Buen finde!

Imagenes via internet

Soñando en Dulce

Esta mañana me he levantado soñando con magdalenas en todas sus formas, sabores y colores. Hasta mi casa olía a dulce y mi leche con cereales sabía a magdalenas. Claro está que a las 7 de la mañana, con los ojos medio abiertos y las manos en alto para no darte contra las puertas puedes oler y comer todo lo que te imagines. Así pues a falta de magdalenas reales me he dedicado a navegar por la red buscando fotos para deleitarme la vista y ponerme los dientes largos.
También para colgar en la pared
Magdalenas, cupcakes, madeleines, jo, no me digáis que no se os van los ojos, yo ya tengo claro a que voy a dedicar mi tarde del día del trabajador.