Entradas

Endivias con salsa de queso y nueces

Esta semana toca receta, endivias con salsa de queso. Para no complicarnos mucho la vida, voy con una preparación de esas que están listas en diez minutos. No sólo eso sino que además no tiene ninguna, ninguna complicación. Vamos que cualquier persona sin nociones de cocina puede prepararla de forma sencilla.

Pero antes de todo es de pregunta obligada ¿Cómo han ido las navidades? a parte claro, de por lo menos en el norte pasadas por agua. Para los que habéis tenido vacaciones, seguro que cortas y los más peques de la casa necesiten por lo menos una semana más para poder disfrutar de sus nuevos juguetes.

Yo teniendo en cuenta que he tardado casi una semana en recuperarme de la Noche Vieja, soy de las que necesito una semana más de vacaciones.

“Esta, es la semana de empezar con los buenos propósitos, dietas, ejercicio… Tengo que ser sincera y la receta de hoy no es de esas de dieta. Tampoco es que sea de esas de un montón de calorías, pero teniendo en cuenta que lleva queso azul, las calorías están aseguradas”

endivias-con-salsa-de-queso

Os confesaré muy orgullosa que esta es una receta completamente mía. Es posible que alguno de vosotros hagáis algo similar, pero como lo desconozco, puedo afirmar que es mía. Las endivias con salsa de queso no son ningún descubrimiento. Es un clásico de siempre, las endivias con roquefort o queso azul.

Este tipo de queso contrarresta muy bien el amargor característico de este vegetal y si además incorporamos las nueces, que van a la perfección con el queso, tenemos la receta de 10.

Os contaré que el origen de esta receta es de lo más sorprendente. Os he hablado alguna vez de un restaurante al que vamos alguna vez, El bar Juanón en Ruesga. Uno de nuestros platos habituales es este y salsa de queso siempre nos ha sorprendido por su sabor especial.

Así que una vez me animé a preguntar cómo la hacían. Para mi sorpresa, la camarera me dijo que era de bote. Os podéis imaginar la cara que se me quedó. Por lo tanto, esta, es mi versión de esa salsa de queso de bote, de, no sé que marca.

endivias-con-salsa-de-queso

INGREDIENTES:

Endivias

Nueces

Para la salsa:

4 cucharadas de mahonesa

50ml de leche

200gr de queso

Un chorro de vinagre

Dos cucharadas de mostaza

ELABORACION

Después de poneros las cantidades os diré que paséis de ellas, yo lo hago completamente a ojo y a mi gusto. Lo primero que necesitamos es un tarro con la boca lo suficientemente ancha para que entre la batidora. De esta manera lo preparamos y lo conservamos.

Mezclamos todos los ingredientes de la salsa y batimos. Como veis en las fotos la textura es líquida. La cantidad de queso, a vuestro gusto, dependiendo de lo fuerte que os guste.

Algún truco que te puedo dejar, es, que sustituyas la mahonesa por yogur y que el queso uses el que quieras, azul, roquefort, Cabrales… Prueba a usar esta salsa en cualquiera de tus ensaladas

ESTILISMO Y RECETA TCV

endivias-con-salsa-de-queso

endivias-con-salsa-de-quesoendivias-con-salsa-de-quesoendivias-con-salsa-de-quesoendivias-con-salsa-de-queso

Nocilla casera, sin aceite de palma

Nocilla casera, sin aceite de palma
Hoy traigo una receta para peques y no tan peques. La nocilla es una pasión de muchos y un quebradero de cabeza de otros. ¿Quieres comer nocilla y hacerlo a gusto y sin remordimientos de conciencia? Sigue leyendo y descubre cómo puedes hacerla en casa tu nocilla casera y sin aceite de palma.
Que levante la mano el que tenga un niño en casa que no le guste la nocilla -mi ama la hubiera tenido que levantar en su día- ¿y cuántos padres sufrís por darle esta merienda a vuestros hijos? Ese era mi caso, de hecho hace mucho tiempo que ya no entraba en casa por el tema del aceite de palma.
Hace ya unos años que declaré mi guerra particular a este producto. Cuando mucha gente no sabía lo que era yo ya andaba eliminando de la lista de la compra muchos alimentos por contener aceite de palma. Ahora intento que no entren en mi despensa productos que contengan este dañino ingrediente.
Esto no es una moda.

—————————– 

“Tenemos que ser conscientes de lo que comemos y de toda la mierda que nos hacen meter en nuestro organismo las empresas productoras de alimentos. Llevar una dieta sana debería de ser una obligación, no un consejo”
—————

Nocilla casera, sin aceite de palma
He dejado de consumir productos como las galletas Maria Fontaneda, que me encantaban y un sin fin de productos de lo llevan. La lista es larguísima y cuando voy a coger algo nuevo siempre miro los ingredientes.
Tener en cuenta una cosa además, la margarina lleva aceite de palma en sus ingredientes. Por lo que si un alimento no lleva aceite de palma y sí margarina, lo estás comiendo igual.
Otro de los productos que lleva aceite de palma y me está tocando consumir en cantidades ingentes, es la leche de fórmula para bebés. Y que no me cuenten la película de que la leche materna también lo lleva y que ellos intentan imitar la leche materna. En este sentido me parece una vergüenza.
Si que hay leches de fórmula alternativas a esto pero con unos precios tan altos que para una economía normal no son factibles.
No soy una talibana de la alimentación sana. En casa se consumen chuches, snacks…y cosas, digamos, poco recomendables sobre todo en una dieta infantil. Pero creo que prohibir también es tentar y provocar ciertos comportamientos en los niños como la ansiedad, la mentira…todo por conseguir el objeto prohibido. Encontrar el punto medio es muy dificil.
Por eso muchas de las veces, una opción es, hacerlo en casa, de esta forma controlamos lo que comemos y la calidad de los ingredientes que usamos. La nocilla, si es casera, no es mala. Estamos hablando de chocolate, eso si, minimo 50% cacao, si puedes más mejor, las avellanas y el aceite, son productos sanos.

INGREDIENTES:

150 gr de avellanas tostadas
150gr de chocolate negro, mínimo 50% cacao
Unas gotas de esencia de vainilla
Una cucharada de azúcar
Una cucharada de aceite tipo arbequina

Nocilla casera, sin aceite de palma
Nocilla casera, sin aceite de palma
Nocilla casera, sin aceite de palma

ELABORACIÓN:

Con ayuda de una picadora, aunque mejor un molinillo, cuanto más finas nos queden más cremosidad obtendremos, trituramos las avellanas. En mi caso he usado una picadora y como podéis comprobar en las imágenes se aprecian las avellanas.

Añadimos la sal, la vainilla y el aceite.

Por otro lado deshacemos el chocolate. Al baño María o en el microondas, si optas por este segundo, en pequeños intervalos de tiempo, para que no se nos queme.

Mezclamos todo y dejamos enfriar en la nevera para que la crema coga consistencia.

IMÁGENES Y ESTILISMO TCV
Nocilla casera, sin aceite de palmaNocilla casera, sin aceite de palmaNocilla casera, sin aceite de palma
Nocilla casera, sin aceite de palma
Nocilla casera, sin aceite de palma

Receta vía

Inspiración de color….

Cada día soy mas aficionada a Pinterest, es el lugar perfecto para encontrar inspiración y conocer el trabajo de otros muchos. Cuando busco alguna recetilla para probar lo que más me llama la atención son los colores y haciendo un repasillo a mi tablero “Soñando en dulce” me he dado cuenta de que el ingrediente principal de la mayoría de las recetas que he pineado, son los llamados frutos del bosque, arándanos, moras, grosellas…. y la verdad no que este tipo de ingrediente esté entre mis favoritos. No soy de las que cuando va a coger moras echa una al recipiente y otra al buche, es más ni las pruebo.
Así que con todo esto hoy me inspiran los colores de los frutos del bosque, en toda su gama…

Pinterest es la bomba, os puedo asegurar que me ha costado bastante rastrear esta imagen hasta llegar a la receta original.

La receta de esta exquisita tarta la encontraréis en un CLICK
Estas imágenes las he creado con photoshop pero hace algún tiempo hice un video-tutorial de cómo crear tu propia gama de color CLICK, el tema de las imágenes gif es otra historia, pero también hay algún programa de esos facilillos con las que las podéis hacer, a ver si me pongo y un día os hago un tutorial!!!!!

By Sara

* twitter * facebook * pinterest * instagram *




Consigue un sabor más intenso en tus recetas

Cuando andas entre pucheros son muchas la preguntas que una se hace y últimamente escuchando términos como picual, arbequina u hojiblanca ahora me empiezan a entrar dudas sobre qué aceite usar en función de lo que estoy cocinando. ¿No os ha pasado nunca que habéis hecho una mayonesa casera y sólo os sabe a aceite, o en un postre que lleva aceite sólo notáis ese amargor característico de algunos aceites? En casa el aceite lo compramos a una cooperativa de Jaén -de la cual no os voy a decir el nombre ya que hace unos días se me acabó y, a la espera del nuevo pedido, que no hago yo, no sabría deciros más- usamos aceite de oliva virgen extra, y es una gozada trabajar con un producto como este pero como últimamente me estoy haciendo más pijotera he querido informarme sobre qué tipo de aceite usar en función de el alimento que voy a cocinar. En casa uso, que si el vinagre de Jerez, que sí de Módena o sidra…. ¿por qué no varios tipos de aceite también? total un trasto más menos en la cocina…

No nos vamos a parar en el tema oliva extra, refinado…..creo que eso lo tenéis más que superado. Lo que verdaderamente hace un aceite además de sus proceso es el tipo de aceituna y es lo que vamos a aclarar hoy.
He seleccionado las que me han parecido más genéricas, no me veo con un aceite para el pescado, otro para las ensaladas, las carnes, los postres…podemos encontrar más variedades pero espero que estas os sean de utilidad.
De momento yo me voy a hacer con una botellita de arbequina para mis postres y tú ¿que opinas?
Image and video hosting by TinyPic

Bizcocho de la abuela

La receta de hoy me trae muchísimos recuerdos porque os puedo asegurar que es una de las cosas que más recuerdo de mi infancia. Para mí es una de esas recetas de familia, de esas que no aprendes en los recetarios, de esas que pasan de madre a hija, nietos y en mi caso bisnietos. Siempre le hemos llamado el Bizcocho de la Abuela porque aunque era mi bisabuela la que lo hacía para mí siempre fue la abuela, Mª Otilia se llamaba, un nombre castellano se esos que ahora nos suena tan lejano.
No tengo muy claro cuál es su origen ya que el típico bizcocho salmantino es el que llaman Bollo Maimón y se suele ofrecer en bodas, comuniones o bautizos y además no tiene nada que ver con este, pues el Bollo Maimón es esponjoso y ligero y este bizcocho es contundente y de peso.
Reconozco que era un poco pesadita todo el día pidiendo a mi ama que me hiciese el bizcocho de marras y claro está, para  mi gusto mi madre no lo hacía lo suficientemente a menudo para conformarme, me acuerdo una vez que habiendo entrado el microondas en casa por primera vez hacía ya algún tiempo, mi madre decidió

experimentar metiéndolo al micro en vez de al horno, como os imaginareis el resultado no fue mi satisfactorio, pero no penséis que fue a la basura, no, quedó duro como una piedra, igualito que una barra de pan de la semana pasada pero Sarita se lo comió, enterito, la escasez bizcochil no permitía desperdiciar algo así. Aquella vez quedó duro pero lo normal es que quedase apelmazadillo por el centro y eso era lo que a mí más me gustaba, porque sí, señores, ¡¡yo soy de las que se come la masa cruda!!

INGREDIENTES:

2 huevos
3 tazas de harina
1 taza de aceite
2 tazas de azúcar
1 copa de anís
1 taza de leche
1 sobre de levadura tipo royal
una pizca de sal
ralladura de naranja

Separamos las claras de las yemas. Juntamos las yemas con la mitad del azúcar y batimos hasta que blanqueen, a continuación vamos incorporando de manera alterna la leche y el aceite, después añadimos el anís y la ralladura. Tamizamos la harina con la levadura y la vamos mezclando con el resto de la masa. 
Por último batimos las claras con la sal, a punto de nieve, cuando este ya casi montada, incorporamos el resto del azúcar.
Repartimos la mezcla en dos moldes previamente enharinados e introducimos en el horno que habremos calentado previamente a 180º de 45 minutos a una hora, con calor abajo.
Una vez pasado este tiempo o cuando ya esté dorado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 
Para una bonita presentación podéis espolvorear azúcar glass por encima.

La de la foto es la Paquita, mi abuela, la verdad que si a veces este bizcocho puede quedar apelmazado, ella se lleva la palma, pero yo también me lo comía.

Image and video hosting by TinyPic

Sobaos Pasiegos

Empezamos la semanita con una receta de esas que me gustan a mí, para untar en la leche. Como bien os digo al principio el menú de mi casa lo dicta Naia, desde que empezó a comer decidí organizar las comidas de la casa en función de la necesidades de Naia hasta tal punto de llegar a cocinar sin sal -por muy sano que sea pufff, ¡la comida no sabe a nada!- ahora ya cocino con un poco de sal pero en general más bien soso. En esta ocasión Naia se ha aficionado durante las Navidades a los sobaos y al volver a casa, pues los ha sobaos así que teniendo en cuenta que a pesar de que soy muy aficionada a la bollería y nada a el producto industrial, cuanto más casero mejor, me he puesto a ello.
Hace ya tiempo que ví en Un País Para Comérselo a Juan Etxanobe & company de visita por la Vega de Pas en Cantabria, un valle precioso que se encuentra dentro de los Valles Pasiegos y también la cuna del sobao, allí hicieron la típica receta de sobaos y no se me había ocurrido que un producto tan esquito pudiera salir de una receta tan sencilla. 

He de confesar que a mí me encantan, cuando vamos de visita a la Cantabria profunda siempre vuelvo con un paquete de los de verdad, como los del Macho, tamaño gigante -un sobao para dos- Los que habéis tenido el placer de poder probar este tipo de sobao habréis comprobado que el típico que ya viene envuelto en paquetitos individuales no tiene absolutamente nada que ver con el intenso sabor de uno de verdad. Entiendo que es una pena porque depende donde vivas….pues nada porque no es un producto que se exporte mucho fuera de su comunidad, ni tan siquiera en Bilbao tan cerquita como estamos de Cantabria lo puedes adquirir en cualquier sitio.
Para aquellos que no tenéis esta opción va esta receta.

SOBAOS PASIEGOS





Mezclamos la mantequilla en pomada o a temperatura ambiente con el azúcar hasta que manquee la masa, vamos incorporando los huevos uno a uno. Por otro lado tamizamos la harina junto con la levadura y por último la vamos incorporando poco a poco al resto. Por último a 180º con calor abajo unos 20 minutos.





Es muy importante usar mantequilla de calidad, no valen margarinas y cosas vegetales, los huevos, si son camperos mejor. Yo esta vez usé mantequilla Pascual ya que no encontré en el super la que suelo usar de forma habitual -una holandesa-. Mi próxima misión será buscar una de las buenas buenas. Intentaré hacerme con una cantabrona y a ser posible pasiega, ahí está el truco. El sobao casero tiene ese color huevo que le da el uso del producto adecuado…ahhh y por descontado los característicos envoltorios de este producto que como no tenía lo hice con forma de magdalenas.



FÁCIL FÁCIL 

Image and video hosting by TinyPic

Lo mejor de este último año

Empiezo a escribir y ya me estreso, vaya tres días que llevo encima de no sacar mucho en claro y de avanzar poco no me da tiempo a nada y seguro que me dan también las tantas para escribir este post. Ayer fue la primera #decopedia con un resultado final de un motón de colaboraciones a las que poco a poco iré dedicando el tiempo que se merecen, tengo todo el fin de semana por delante porque siiiii por fin es viernes, además mañana me han invitado a comer rico rico, ya os contaré algo más por la redes.
Dado que esta semana el blog cumple un año me parecía perfecto terminar la semana con un mix de los post que más me han gustado.
Una de la iniciativas que más me ha sorprendido a mí misma durante este año ha sido la fotografía, aunque siempre me ha llamado la atención nunca me había puesto a ello, el trabajo resultante tanto con la recetas como con las macro de los jueves he vuelto a repasar lo hecho hasta ahora y os dejo las dos que más me han gustado.

Otra de las cosas de las que más orgullosa me siento es de los diy. Es algo que lleva su tiempo y que a veces dejas un poco aparcado porque la rutina diaria no te deja tiempo para poco. Cosas sencillas y prácticas es la premisa y muy importante low cost. Pero si de uno me siento especialmente recompensada es de uno que me devuelve mi reflejo -por todos los costados- a diario. ¿Queréis ver cómo lo hice? Sólo tenéis que pasar por aquí.



También tenemos la típica sección del antes y después, una parte muy interesante en un blog. Recoges muebles viejos y los recuperas lija, pintura…. sin duda estas alacenas son mis preferidas. Porque pasaron de ser las típicas de pino a un mueble que brilla con luz propia y se convierte en la pieza protagonista en una estancia. El making off aquí.







Cuando nos hemos ido de home tour lo tengo claro, sin lugar a dudas este cottage pure white, todo romanticismo con un toque vintage muy chic.



Hay muchas más entradas, hasta 123 con un motón de contenidos diferentes con un estilo personal basado en el low cost y sin poder evitar que mis gustos personales, el estilo nórdico, shabby chic, country o vintage influyan en todo lo que hago….bueno es eso se basa un blog ¿no?

Que tengáis un buen fin de semana, nos vemos el lunes.

Image and video hosting by TinyPic

Decoración, recetas y alguna rareza

Hace un año hablábamos de muebles, de cocina y alguna rareza….un año después seguimos con las mismas historias.
Todas las semana nos zampamos alguna recetilla en el blog, siempre fácil fácil. Tenemos alguna cosilla que aportar al mundo bloger decorativo y aunque las rarezas las hemos dejado atrás hoy os voy a mostrar la primera y última.
Os confesaré que lo que más me cuesta hacer son las entradas de las recetas, no sólo las estrellas de cine tienen un making off, hasta un triste bollo de leche lo requiere. Lo más sencillo para mi suele ser preparar la receta pero teniendo en cuenta que hay una gran diferencia entre una buena y una mala presentación, un lugar adecuado y con luz natural, atrezzo y espacio para poder guardarlo son primordiales. Organización, ¿lo fotografías y lo comes? o ¿lo comes y lo fotografías? Si elijo la primera me encuentro con dos pares de ojos mirándome con cara de ‘¿Te queda mucho? -pregunta que por cierto me suelen hacer varias veces a la semana- y opto por la segunda para cuando encuentro la condiciones de luz adecuadas ya no encuentro las sobras en la nevera. Os contaré además que en mi casa todo lo que lleva algo de azúcar no suele durar más de unos minutos intacto y no es la primera vez que saco algo del horno, lo dejo en su rejilla a enfriar y ¡zas!  cuando vuelvo y ya le falta un trozo grrrrrr.
Suelo usar varios programas para editar fotografías y crear composiciones, me apunto en la lista para hablaros un día más a fondo de esta parte tan importante de un blog como este. Para muestra un antes y después.

Así que, de esta forma empecé hace un año con esta riquísima receta de Taglierini de Sepia con Níscalos y la prueba también de, que no sólo vale con hacer una foto al resultado final hay que darle algo más que haga que la comida nos entre por los ojos. Si queréis ver la receta la tenéis aquí.
También os di mi primera crónica Desembalaje, donde compré un mueblecito de cuadra, otra de mis cosas pendientes para mostraros.
Y una de mis rarezas, ya que soy bastante aficionada a la moda y a la cosmética, una quisquilla que le gusta saber un poquito de todo eso pero que ni mucho menos es mi fuerte. Puedo decir que si me hice especialista de algunas cosillas para embarazadas durante mi propio embarazo, creo que como muchas mujeres en la misma situación y aunque ahora hace ya dos años de eso, sí que quise compartir lo que estoy convencida de que es un cosmético 10. Si queréis saber un poquito más pasaros por este post.

 Ya veis que siempre se puede mejorar así que continuamos.
FELIZ MIERCOLES

Image and video hosting by TinyPic

Galletas de genjibre navideñas

¿Qué es una Navidad sin dulces? Es como una Navidad sin luces, o sin villancicos, sin regalos, risas y la familia.
Reuniones de comidas ovíparas en las que siempre hay un huequito para el turrón, unos polvorones o unas pastas. No me considero una persona especialmente golosa pero es que ¡me encanta comer!, soy fan de la bollería y las galletas. Estas últimas me parecen un socorrido recurso para tener en casa, un aperitivo, si tienes invitados o para la sobremesa junto al café. Con cuatro trucos sencillitos y junto a una receta clásica, obtendremos unos dulces vistosos y resultones.



Para le receta de la glasa os envío a la página de Javi recetas que da una buenísima explicación con fotos y vídeos incluidos, de como obtener una glasa dependiendo de la decoración que queramos hacer.
El paso de la glasa es un poco más complicado ya que la receta de las galletas es bastante fácil fácil, buen pulso y ánimo, para daros un poco de inspiración galletuna, aquí tenéis estas imágenes.






Dekoekenbakkers es una empresa holandesa con unas decoraciones espectaculares, como esta.





Si queréis saber un poco más de estas decoraciones pasaros por mi tablero de Pinterest “comidas navideñas”, donde encontraréis toda la información.

Image and video hosting by TinyPic

Patatas con níscalos

Seguimos la semana con una nueva receta. Como muchos habréis visto ya en vuestras fruterías podéis degustar ya toda la variedad de setas que salen ahora en otoño. En mi casa somos bastante aficionados a ellas.
Si tengo que elegir no sé si quedarme con recogerlas o con comerlas -hacerlas es más rollo !hay que limpiarlas!-. Ahora estamos con los níscalos y os puedo asegurar que es super divertido, cuando te agachas a por unas y de repente te fijas mejor ¡madre! si las estoy pisando, miras a tu alrededor con más atención y las ves asomar tiernamente entra la maleza, levantas un poco….. y descubre un filón. Claro está que no es voy a hablar cuando te pasas media mañana en el monte, bancada de pinos para arriba, bancada de pinos para abajo y lo único que consigues es una torcedura, dolor de cuello, pero eso sí unas buenas fotos.
Hoy os traigo un clásico para para estas fechas en las que apetece cazuela, patatas con níscalos. Cuando me dijeron que era una buena forma de degustarlos, no lo pensé, abrí la nevera e hice esto que todos los años repito.

INGREDIENTES:
600 gr de níscalos
1 cebolla mediana
3 dientes de ajo
1 pimiento tipo italiano
pulpa de pimiento choricero
unos tacos de paletilla ibérica
4 patatas medianas
unos pimientos del piquillo
vino blanco
agua

Limpiamos bien las setas, el níscalo acepta bien el agua, le ayuda a rehidratarse. Picamos el resto de los ingredientes. Rehogamos la verdura con el ajo, cuando esté en su punto añadimos el jamón y un chorrito de vino blanco, incorporamos los nícalos, con las patatas que habremos triscado -algunas un poco más pequeñas para que cuezan más y ayuden a engordar el caldo final- y damos unas vueltas, salamos. Añadimos el pimiento choricero, yo suelo utilizar unos botes de pulpa de pimiento choricero, Zubia.
Ahora sólo queda añadir el agua, que cobra unos dos dedos por encima del conjunto. Ponemos a cocer de un 11, lo pongo a un 3, unos 20 minutos, no os paséis porque si no se muele mucho la patata, probamos y rectificamos de sal, hace ya tiempo que uso salsa de soja para estas cosas, da otro toque y aporta sal al plato, siendo además más sano.



Así como otras veces os digo que podéis sustituir el tipo de seta por otra en este caso el plato no tiene nada que ver con otra variedad de seta, el níscalo en temporada lo encontrareis en muchas fruterías. 
Es una receta bien fácil fácil como dice Berasategui y rápida, ya sabéis que me gusta facilitaros las cosas un poco.

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara