Entradas

¿Lo sabíais? Esta semana es Halloween!!

No sé si todavía hay algun@ despitadill@ por ahí que no se ha enterado que esta semana es Halloween. Calabazas en los escaparates, anuncios para noche de fiesta, ofertas de disfraces… y toda la parafernalia que conlleva esta fiesta. Estamos asistiendo al comienzo de una nueva tradición en España, celebrar Halloween, porque estoy segura que en unos años hasta en el cole harán fiestas de Halloween. Lo que no sé si veo mucho es a los niños de piso en piso con el truco o trato…
Pensareis que es otra americanada más que nos hemos importado, pero, ¿alguien sabe cuál es el origen de la fiesta?
Para ilustraros un poquito os diré que es una fiesta de origen celta que llegó a USA hacia el siglo XIX de la mano de inmigrantes ingleses.
Los celtas celebraban el 31 de octubre el fin del verano, momento en el cual los espíritus y fantasmas salían de sus tumbas, para protegerse de ellos la gente de disfrazaba y digamos “decoraba” sus casas con huesos y calaveras para así asustar a los espíritus, a groso modo este es el origen de esta tradición que a mí me parece divertida como pocas.
Hoy vengo a traeros un mix halloweenero con alguna idea que me ha llamado la atención.

Empezamos con un #diy para la decoración de tu fiesta, si quieres gasta poco aquí tienes esta guirnalda bien económica.

Y para completar vuestra fiesta con algunos comestibles terroríficos pásate por aquí.


Además si no tenéis muy clara la decoración para vuestra fiesta hay os van algunas ideas que he sacado de Pinterest.


Espero que paséis sobre todo una noche divertida y llena de humor que en los tiempos que corren falta nos hace.

By Sara

Currently Loving, Gazpacho

Me he adueñado por un post de esta expresión que usa en muchos de sus post una de las blogeras de moda más conocidas, Belén de Balamoda, para contaros mi plato estrella de este verano.
No sé si os pasa que en función de la época del año hay un plato que repetís hasta el aburrimiento y que encima de un año para otro olvidáis por completo. Pues gracias a la compra de la batidora americana este año le ha tocado al gazpacho, que con este artilugio se hace en un tris y además entra en verano que da gusto.
Factor importante y truco del almendruco, un buen, y digo buen-buen tomate.

Hoy os traigo dos recetas para reinterpretar un poco este clásico de la cocina andaluza.

GAZPACHO DE FRESAS

Muchos me vais a decir que me estoy columpiando un poco ofreciendo fresas a estas alturas, os diré que este mismo fin de semana he comido fresas…. siiii de la huerta de mis suegros!!
Bueno, 10 minutos. Lavamos la verdura. Cortamos todo -acordaros de quitar el germen al ajo para que no repita- y en un bol lo trituramos con la batidora. Aliñamos al gusto.
Si ha quedado muy liquido podemos optar por añadir un poco de miga de pan, pero recordar que el gazpacho ha de ser tirando a líquido.
Pasamos por el chino para que quede un poco más fino, sin pepitas. Listo.


GAZPACHO DE SANDIA

En este caso estoy segura que podéis encontrar todos los ingredientes en la frutería.

1/2 k de tomate maduro
300 gr de sandía
1/2 pepino
1/2 calabacín
1 diente de ajo
1 parte de vinagre de módena
3 partes de aceite
sal
mostaza

Los pasos son los mismos que anteriormente. Limpiar-picar-triturar. Un truco si queremos evitar que repita el pepino, es dejar el pepino troceado con sal 30 minutos antes de añadir.
Aliñamos al gusto y en otros 10 minutos tenemos otra forma diferente de comer gazpacho.



© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Solomillo Wellintong

Una semana más volvemos con un receta.
Los que más, menos han oído hablar del reality de la Uno, Master Cheff, yo la verdad es que no lo sigo mucho -más bien nada- pero a veces haciendo zapping me detengo un rato en el programilla en cuestión. Hace unas semanas una de las pruebas de eliminación consistía en hacer un Solomillo Wellintong y cómo casi siempre que algún alimento entra por mis ojos, me quedé a verlo. Navegando por la red he visto que en los últimos días han proliferado por la red los solomillos Wellintong, yo hoy os traigo mi versión.
Para mí no es una receta nueva, ya que hace años que la practico, pero en la versión más económica, porque vale que el solomillo de vaca está teta-teta pero no es para todos los bolsillos. Prefiero sustituirlo por un solomillo de cerdo, queda muy rico también y reducimos los costes de la receta.
Para mí es la típica receta que puedes utilizar cuando tienes invitados y no quieres pringar en la cocina mientras los demás comen, de categoría, sabrosa y fácil teniendo en cuenta algunos puntos importantes.
Allá vamos.
Salpintentamos el solomillo y lo pintamos con mostaza, cantidad al gusto -cuidadín con las mostazas muy fuertes-. En una sartén antiadherente ponemos el solomillo, la cuestión es sellar bien la carne para que no pierda los jugos, sino te quedará el plato muy secote. El fuego de un 12, lo puse al 10.
Una vez dorado lo sacamos a una rejilla para que repose.
Para la farsa yo usé boletus que tenía por casa, puedes sustituirlos por champis. Rehogué la cebolla, añadí los boletus a fuego alto con un chorrito de brandy y sal al final, reservar.
Enrollamos el solomillo con la farsa y la tocineta, igual que si estuviéramos haciendo un rollito y lo envolvemos en film transparente como un caramelo y reservamos en la nevera, unos 10 minutos.
Mientras preparamos el hojaldre. Una vez enfriado el solomillo hacemos un paquete con el solomillo dentro del hojaldre y buscando un poco de inspiración ponemos algún adorno con el propio hojaldre en la parte superior. Pintamos con huevo para que luego quede doradito y al horno, que habremos precalentado a 225º, cuando introduzcamos el paquete 20 minutos a 180º, con calor arriba y abajo.
Para la salsa, ponemos al fuego la sartén que hemos utilizado para sellar la carne, vamos a aprovechar los restos que han quedado del solomillo, echamos las pasas y cuando hallan cogido temperatura un chorro de brandy, dejamos que evapore el alcohol e incorporamos la leche evaporada. Reservamos unas cucharadas de la crema a la que añadiremos una cucharadita de maizena -esto es porque la leche evaporada es muy líquida y queremos darle un poco de consistencia-. Mezclamos todo al fuego mientras removemos, por último añadiremos el ajo que habremos machacado hasta dejarlo casi transparente –truquili, para machacar el ajo ayúdate con un poco de sal-. Reserva la salsa.
Hay varios pasos importantes a seguir para que la receta nos quede de 10.
Como ya os he dicho, sellar bien la carne o perderá lo jugos y quedará muy seca.
Siguiendo con los jugos cuando envolvamos el solomillo con el hojaldre hay que tener mucho cuidado tiene que quedar bien cerrado porque, otra vez,  perderá los jugos.
El punto de la carne en el caso de solomillo de cerdo tiene que ser blanco con un tono rosado en el centro, como veis, para que no os creáis que a las blogeras todo nos sale perfecto, me quedó un poco pasado de punto y demás el hojaldre no estaba muy bien y se descacharro entero al colocarlo, se rompió, perdiendo así parte de esos dichosos jugos, es importante que la matería prima sea de calidad, a veces por culpa de esto todo nuestro trabajo se puede ir al traste.

Lasagna de Verduras con salsa de Perrichicos

No os ha pasado nunca que abres la nevera
y te encuentras con varias cosas por ahí bailando y sin saber qué hacer con
ellas y además a puntito de estropearse. Pues eso me pasó a mí el otro día,
tenía el cajón de la verdura lleno de restos que por sí solos no valen para
nada pero juntos hacen una buena ración. Lo cocinas, lo mezclas y a comer. Para
estos menesteres yo uso mucho la pasta que lo admite todo, o casi todo. Lasagna
en este caso que además compré un día fresca y como el resto estaba a punto de
caducar.
Estos han sido
mis elementos:
2 zanahorias
1 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
2 cebollas rojas
1 chalota
1 puerro
1 calabacín
mediano
200ml de nata evaporada
100ml de salsa
de tomate
4 láminas de
lasagna
5 lonchas de queso
cheddar
queso rallado
Para la salsa:
150gr de
perrichicos
100ml de reducción
de caldo de carne
1 cucharada de
harina
Pedro Ximenez
brandy
Picamos la verdura
en juliana. Añadimos sal y ponemos a rehogar 20 minutos, siempre vigilando que
no se nos seque el fondo, pasado este tiempo subimos el fuego para añadir un
chorro de brandy y que se evapore al alcohol. Pimentamos.
Mientras habremos
picado el calabacín, también en juliana, salamos y rehogamos unos 40 minutos a
fuego bajo, queremos que nos quede una especie de puré de calabacín que luego
mezclaremos con las verduras ya hechas. Ligamos todo junto ya unos minutos. Por
último agregamos la nata y dejamos a fuego bajo 5 minutos.
Con esto ya
tenemos el relleno.

Para la salsa,
picaremos los perrichicos y salteamos unos minutos a fuego alto con sal,
agregamos un chorro de Pedro Ximenez -no os paséis que es un vino
dulce-. Incorporamos la harina que nos ayudará a espesar un poco la salsa.
Añadimos la reducción de caldo -al reducir el caldo yo le añadí un
chorrito de soja, así que cuidadín con la sal-, dejamos cocer 5
minutos. Ya está.
Para montar el
plato, lámina de lasagna, relleno, loncha de queso, lamina de lasagna. Yo hice
tres capas.
En la última capa
cubrimos con una mezcla del tomate con el queso rallado.
Horneamos 20
minutos a 180º.
Presentamos el
plato napando con la salsa de perrichicos y directo al buche.

ARROZ PARA SALIR 2ª PARTE

Hace
unas semanas comencé con la primera parte de esta receta. Hoy vamos a rematar.
Supongo que a estas alturas os habréis comido ya los txipis en su tinta, pues sintiéndolo
mucho tendréis  que volver a empezar. Yo
espero, bueno, en realidad mientras cuecen vuestros calamares vais preparando
los ingredientes.
INGREDIENTES:
1        cazo de arroz por persona
doble
de agua que de arroz
alioli
queso
idiazabal rallado
Ponemos
a cocer el arroz unos 15 minutos, tener en cuenta vuestros respectivos fuegos
tiene que quedar un pelín duro, al dente. Una vez terminada la cocción pasar por agua para
enfriar y reservar.

 PARA
EL ALI OLI:
 Aquí
tenemos dos opciones. Una machacar ajo y mezclarlo con mahonesa y la que verdaderamente da un alioli en condiciones.
Con
un tarro de boca ancha para que entre bien el brazo de la batidora cascamos un
huevo, añadimos un diente de ajo(al gusto) al que le habremos quitado el germen
para que no repita y sal.

Sin mover la batidora comenzamos a batir a velocidad
media y vamos añadiendo el aceite en un chorro fino, una vez que comienza a
emulsionar empezamos a mover la batidora para darle más cuerpo al alioli.

En
este punto ya tenemos todos los ingredientes para nuestro risotto. Por un la
lado el arroz, los txipis con la salsa y el alioli. Ahora colgamos el delantal,
nos damos una ducha y nos vamos de potes que es domingo y ¡¡ya es primavera!! aunque
nadie lo diría si miro por la ventana.
De
vuelta en casa mezclamos los calamares con el arroz y dejamos cocer unos 10
minutos mientras damos vueltas.

Incorporados el alioli, no mucho, solo hay que
darle un toque, el queso y listo.

 Aquí
os dejo la receta original.
Estos
días de vacaciones espero que tengáis un rato para probar la receta, ya me
contareis. Pasar unas buenas vacaciones y nos vemos dentro de unos días.

ARROZ PARA SALIR 1ª PARTE

Me encanta el arroz, en todas sus formas en ensalada, paella,caldoso, a la cubana… pero la verdad es que lo cocino poco ya que me gusta comerlo en su punto. Durante la semana, los horarios te lo impiden y el fin de semana, pues, o sales o cocinas arroz, cocinar y comer pero gracias a mi visita diaria a Robin Food he encontrado la receta perfecta que te permite tener todo preparado con anterioridad y dar el último toque antes de sentarse a la mesa.

ARROZ NEGRO CON ALI OLI

He decidido plantear la receta en dos partes, ya que la base del arroz son chipirones en su tinta y creo que esta receta se merece una entrada sólo para ella, así que allá vamos.

TXIPIRONES EN SU TINTA. INGREDIENTES:

1kg            txipirones
2                cebollas grandes
1l               de fumet o agua+pastilla
2                pimientos verdes
chocolate
las tintas del txipiron
vino blanco
salsa de tomate

Empezaré por el fumet que es como se denomina al caldo de pescado, puntualizar que en ausencia de éste, válido es un poco de agua y una pastilla. Cuando compro pescado le digo a la pescatera que me guarde la cabeza y la espina, lo que suelo hacer es congelarlo todo, de esta forma sólo tienes que llenar una cazuela con agua, en función de la cantidad de pescado que tengas, sal, un poco de puerro y zanahoria y los restos del pescado. Una vez que comienza a hervir los desespumamos y unos 20 minutos a fuego lento, es fácil y lo puedes ir cociendo mientras picas la verdura.

Rehogamos la verdura unos 20 minutos, tal y como habéis visto en la foto yo he usado cebolla blanca, cebolla roja y chalota porque tenía, con cebolla roja, que viene genial para las salsas es suficiente. Pasado este tiempo añadimos el vino y subimos el fuego unos minutos para que se evapore el alcohol, después incorporamos la salsa de tomate, dejamos cocer unos minutos y por último el caldo, la cantidad a añadir de caldo será un poco a ojo, vamos a hacer una salsa, es preferible rectificar al final, teniendo en cuenta además que los txipis al cocer van a soltar agua. En caso de que el resultado final parezca mas una sopa negra de calamares más que calamares en su tinta, podemos arreglarlo añadiendo pan rallado o rallando patata cocida (tampoco os ralléis con esto).
Incorporamos las tintas que habremos disuelto con un poco del caldo, a mi esta vez me ha quedado más claro de lo que me gusta, ya que lo prefiero negro, negro y eso que tenía congeladas tintas de cuando limpio txipirones para otras cosas pero me quedé corta.
Por último el chocolate, esto es opcional, a mi personalmente me gusta mucho el toque del dulce que no endulza en la cocina en general. Cocemos otros 20 minutos.
Mientras salteamos los txipis a fuego alto. Los mios eran de tamaño medio y los corte en trozos de 3x3cm.

Una vez salteados se añaden a la salsa que ya habremos pasado por el chino o la turmix.
Al saltear los txipis nos habrá quedado una costrilla en la sartén que no hay que desechar, con la sartén caliente añadimos un poco de caldo y recuperamos esa costrilla que añadiremos al conjunto.
Por último dejamos cocer unos 40 o 30 minutos, esto lo va a marcar el txipiron.

Y aquí nos quedamos hasta el próximo día que remataremos la jugada.

ALITAS DE POLLO ESTILO SITO

La idea para esta receta me la ha dado mi suegro, Sito, y la base para ella son los morunos que nos hace para cenar cuando vamos al pueblo. El aprendió ha hacer los pinchos morunos cuando hizo la mili en Sidi Ifni y aunque dice que después de tantos años que han pasado ya, la receta tiene poco que ver con la original a nosotros nos encantan, bien picantitos, que al final te dejan la boca caliente, caliente.
He elegido alitas de pollo en vez de cordero porque las alitas quedan muy ricas en la sartén, sin embargo unos pinchos morunos sin unas buenas brasas, cosa que no tengo en casa, no son lo mismo. También he añadido unas cosas de mi cosecha, productos de uso habitual dentro de la cocina marroquí.
Aquí va.

INGREDIENTES:

6           alitas de pollo
1/2        cucharadita de ajo en polvo o muy picado
1/2        cucharadita de canela
1/2        cucharadita de pimentón dulce
1/2        cucharadita de pimentón picante
1           cucharadita de comino
pimienta
sal
colorante
un chorro de limón

Primero preparamos las alitas separándolas en tres partes, la parte de la punta se suele desechar aunque nosotros la comemos. Se limpian bien quitando los restos de plumas.
Mezclamos todas las especias en un bol, en este punto si no nos gusta el picante prescindiremos del pimentón picante y usaremos una cucharadita de pimentón dulce.

Cogemos una bolsa de las de zip e introducimos las alitas y las especias, masajeando bien para que éstas penetren bien en la carne. Por último a la nevera por lo menos un día para que la mezcla empape bien la carne.

Con una sartén antiadherente ponemos a freír las alitas el primer punto consiste en que se doren bien a fuego alto, primero por un lado y luego el otro, no hace falta estar meneándolas, ¡cuidado que no se chamusquen!

Para aprovechar los restos de especias que quedan en la bolsa echamos agua dentro de ella y ésta será la que vayamos añadiendo una vez estén doradas las alitas. A fuego medio y poco a poco a medida que lo vaya necesitando. De vez en cuando y ayudándonos con una cuchara cogeremos un poco del jugo de la sartén y regaremos con el las alitas.

El jugo en el fondo de la cazuela se irá caramelizando.
En mitad de la cocción, unos 20 minutos, damos la vueltas a las alitas. El tiempo de cocción serán unos 40 o 45 minutos dependiendo del tamaño del pollo.
Cuando esté hecho subimos el fuego, echamos un chorrito de limón, cocinamos unos segundos y a comer.

CANELONES DE ROPA VIEJA

Nada se tira, y menos la comida, esa debería de ser nuestra consigna y más en los tiempos que corren, así que en esto consiste la receta de hoy, en no tirar sino reciclar.
Supongo que más de una vez os habrá pasado que cuando hacéis caldo o algún tipo de legumbre os sobra la carne que usáis para ello, a mi personalmente, la gallina, que no hay forma, se me hace una pelota en la boca que no va, ni pa lante, ni pa trás. Que ni tan siquiera en croquetas a pesar de que me encantan.
Lo que suelo hacer es reservar el zacarrón, la carne del hueso del jamón y la gallina. Una vez hago el caldo, lo desmenuzo y lo congelo tal cual esperando la ocasión.
En esta receta quiero versionar la típica carne con tomate que hacemos con el cocido.
INGREDIENTES
500gr     de sobras
1            cebolla
2            dientes de ajo
2            zanahorias
500ml    leche
2            cucharadas de harina
pimiento asado
pimienta
vino blanco
salsa de tomate
bechamel para napar
canelones precocidos

Ponemos a rehogar la verdura junto con el ajo y echamos un poco de sal. Respecto a la verdura, ya que tenemos un plato de sobras podemos recurrir a esos trozos que nos van sobrando en la nevera, medio puerro por aquí, unos champis por allí, todo bien picadito y a la sartén.
Hay que tener en cuenta que la verdura no se quede seca porque se agarrará, para evitar esto si vemos que el fondo de la cazuela se seca hay varias opciones, más aceite, vino o agua. Yo prefiero el agua, de esta manera el plato nos quedará con mucha menos grasa.
El día anterior habremos sacado las sobras del congelador. Una vez descongeladas,mientras se hace la verdura las picamos con la picadora, a falta de ésta, bueno es el cuchillo y un poco de paciencia, el relleno queda más fino si lo picamos todo bien.

También ponemos a preparar las láminas de canelones, yo he elegido unas que vienen ya precocidas, es mucho más rápido y menos engorroso, sólo hay que ponerlas un rato en agua caliente, según te indica el fabricante.

Cuando tenemos la verdura en el punto deseado añadimos la carne y el vino blanco, dejamos que se evapore un poco el alcohol.

Echamos la harina y damos unas vueltas para que ésta se cocine, por último vamos poco a poco introduciendo la leche mientras damos vueltas. Lo que intento es hacer una especie de bechamel para que el relleno de los canelones quede más jugoso, hay que tener en cuenta que la carne de cocido suele quedar bastante seca y no queremos que se nos haga una pelota en la boca al comerlo. Una vez está preparado nuestro relleno, añadimos un poco de la salsa de tomate. Pimentamos, cuidado con la sal, ya que la carne ya tendrá su punto de sal desde el momento que la hemos cocido anteriormente para la preparación de donde nos haya sobrado.

Para rellenar los canelones es mejor dejar enfriar un poco la masa, así se trabaja más fácil. Así pues un poco de relleno, una tira de pimiento y enrollamos.

Seguramente os sobrará relleno. Se puede congelar y usar otro día, por ejemplo para hacer una lasaña.

En una fuente habremos puesto el tomate como base.

Encima vamos colocando los canelones después napamos con la bechamel, receta que haremos otro día. Casualmente en su programa de ayer David De Jorge hizo una receta de bechamel baja en calorías que me pareció muy interesante y que un día probaremos.

Finalizamos espolvoreando con un poco de queso por encima, tipo enmental o mozarella y a gratinar.
El resultado final…pues os lo dejo a la imaginación, sobretodo por que mi mala cabeza ha hecho que me coma el plato sin haberlo fotografiado.

TAGLIERINI DE SEPIA CON NISCALOS

TAGLIERINI DE SEPIA
CON NISCALOS

Bueno después de bastante más
tiempo del que hubiera querido debido a un problemilla con internet aquí os
presento una de las recetas que hice con los níscalos, realmente este tipo de
receta se puede hacer con cualquier clase de seta, pero si usamos producto de
temporada mejor. A falta de nícalos y si queremos economizar un poco buenos son
unos champis o unas setas comunes, productos ambos, que se encuentran
fácilmente en la frutería y a buen precio.
Otra opción es sustituir los taglierini
que son unos tallarines finos por espaguetis.

INGREDIENTES:

250gr                taglierini de sepia
½              cebolla
2              chalotas
200ml       leche evaporada
50gr          mozarella fresca
200gr        de níscalos
Orégano
Sal
Pimienta
Chorrito
de brandy
Rehogamos la cebolla y la
chalota a fuego vivo, yo suelo echar una pizca de sal para ayudar a que se haga
la verdura. Subimos el fuego y añadimos los níscalos, damos unas vueltas un par
de minutos.
Echamos el brandy y  salpimentamos. Una vez evaporado el alcohol agregamos
la leche evaporada, este tipo de leche se puede sustituir por nata para
cocinar, yo últimamente prefiero la leche ya que proporciona mucha menos grasa,
aunque más proteínas e hidratos de carbono, se puede encontrar en cualquier gran
superficie.

Yo compro esta.

Dejamos que rompa el hervor y
cocinamos a fuego bajo unos 5 minutos.

Mientras, habremos puesto a
cocer la pasta con abundante agua y sal, más o menos un litro por cada 100gr de
pasta y una cucharada de sal por cada 2l de agua, respecto al agua esto es lo
ideal pero seamos realistas ¿quién tiene en casa una cazuela con el tamaño
suficiente para albergar la cantidad de agua necesaria en función de la pasta?
Yo, no, así que me limito a usar mi cazuela más enorme, con mucho insuficiente,
la lleno hasta arriba y listo.

¿El
punto de cocción de la pasta? Lo mejor es seguir las instrucciones que indica
el fabricante de la pasta que hayamos elegido y partiendo de eso dejar el punto
que más nos guste, pese a que dicen…que la pasta hay que comerla al dente, yo
soy de las que creen que realmente todos esos puntos de cocción, de
temperatura, que nos indican constantemente a la hora de degustar un alimento
lo ponemos nosotros, ¿por qué te tienes que comer la pasta al dente, si te
gusta bien cocidita? Lo que yo suelo hacer una vez cocida la pasta a mi gusto,
la paso por agua fría para cortar la cocción y que no se pase de punto.
El
último paso consiste en agregar la pasta a la mezcla de setas, que además habrá
cogido la coloración anaranjada del níscalo, mezclar, añadimos encima unos
trozos de mozarella y listo.