Entradas

Lazo de hojaldre relleno

Lazo de hojaldre relleno
¿Os apetece una receta dulce? Este lazo de hojaldre relleno es la receta
perfecta para hacer este fin de semana.
Nos quedan algunos días de disfrutar de
los paseos al aire libre con una temperatura agradable. A la misma vez, vamos
diciendo hola a las tardes frescas y lluviosas.
Me voy a quedar
con estas últimas. Esas, que sueles aprovechar para hacer cosas en casa,
reorganizar armarios, leer un libro, si te dejan, o meterte en la cocina.
Como acabo de
decir el factor “si te dejan” es una pieza del puzle importante y a
tener muy en cuenta. Hacer cambios otoñales en casa con un zascandil por el
medio es una tarea complicada. La mejor
opción es la de la cocina
.
Lazo de hojaldre relleno
Como dicen, si no
puedes con el enemigo unirte a él. Y no es tan literal como lo pintan, es
simplemente que con niños en casa, lo mejor es buscar actividades en las que
ellos puedan participar y les resulten entretenidas.
Naia es un puro
nervio, incluso estando en el sofá viendo la tele, está moviendo algo. A pesar
de eso si quieres despertar su interés por una actividad, tiene que ser algo
que la motive.
Si la llevo a la
cocina a hacer un cocido es más que posible que dure allí lo que tardo en darme
la vuelta, así que la mejor opción es hacer
algo dulce
. Ya que primero lo hace y luego lo come y esta parte es la que
más le gusta.
Sus favoritas son
las magdalenas pero si lleva azúcar no le va a hacer ascos. Para la receta de
hoy me he decantado por algo muy fácil y divertido para hacer con niños, un lazo de hojaldre.
Lazo de hojaldre relleno

INGREDIENTES

Una plancha de
hojaldre rectangular
Mermelada de mora
Arándanos
Azúcar moreno
Huevo batido para
decorar

ELABORACIÓN

Este tipo de hojaldre suele venir listo para usar.
Nosotros vamos a estirarlo más aún hasta dejarlo bastante fino y siempre con
forma rectangular. Si quieres que la trenza te quede más grande usa dos piezas
y únelas a lo largo.
Una vez preparada
la base es muy fácil extendemos la mermelada y ponemos los arándanos. Usa la
mermelada que tengas por la nevera. La puedes acompañar también de trozos de
fruta que previamente habrás puesto a macerar con un poco de azúcar.
El siguiente paso
es enroscar la pieza de forma que te vas a quedar con un cilindro. Lo doblas a
la mitad y vas cruzando los extremos hasta el final, hasta hacer una especie de
trenza.
Unta con el huevo
batido y espolvorea con un poco de azúcar, últimamente siempre uso azúcar
moreno, que es más sano.
Para hornear sigue
las instrucciones del hojaldre. Precalienta el horno a 220º y hornea durante 20
minutos a 180º o hasta que esté dorado.

FOTOGRAFÍA TCV

Lazo de hojaldre rellenoLazo de hojaldre relleno

Pasteles de arroz, típicos de Bilbao

Pasteles de arroz, típicos de Bilbao
Hoy me he levantado en plan reivindicativo y es que, no es por ser de
Bilbao, pero aquí todo lo hacemos requeté bien. La gastronomía es uno de nuestros fuertes, con muchos platos
típicos de aquí que van desde el dulce al salado.
Para la receta fácil de esta semana
nos vamos a endulzar un poco el día, total la operación bikini ya pasó y
teniendo en cuenta la dura vuelta al trabajo lo mejor es darle un poco al
dulce.
Si lo reconozco, soy un poco rara, una de esas raras excepciones únicas en
el mundo, que pueden vivir sin este tipo de comida. He de confesar que con los
años me he ido haciendo más golosa, pero aun, así hay cosas como las gominolas,
que ni pruebo.
Con los pasteles me ha pasado siempre lo mismo, huyo del cabello de ángel,
los merengues y mermeladas varias. Si hay pasteles en casa, me como siempre el clásico pastel de arroz del que hoy os
traigo la receta
.
Seguramente muchos, no habéis oído hablar de él y mucho menos probarlo, os
iré adelantando que no lleva arroz, ¿y por qué se llama así?
Pasteles de arroz, típicos de Bilbao
Vamos a tirar de enciclopedía para
contaros el origen. Es un pastel de aspecto humilde y como probareis, sabor muy
delicado. Originalmente, dicen que se hacía con el sobrante del arroz con leche. Hoy en día
ha ido derivando hasta la receta que os traigo.
Para hacerlo podéis optar por presentarlo en forma de puding o
tarta tal y como ya vimos, o usarlo como base para decorarlo después con nata,
frutas…recurso también típico que te encuentras en casi todas las pastelerías
de por aquí.

INGREDIENTES

500 ml de leche
125 g de azúcar
125 g de harina
3 huevos
75 g de mantequilla en
pomada
una pizca de sal
2 planchas de hojaldre
del que viene enrollado
Pasteles de arroz, típicos de Bilbao

ELABORACIÓN

Batimos la mantequilla que ha de estar a temperatura
ambiente -te puedes ayudar con el micro- con el azúcar, hasta que quede una mezcla
cremosa.
Vamos incorporando los huevos de uno en uno y batiendo
después de cada incorporación. Después ponemos la harina poco a poco y por
último la leche en dos o tres veces.
Nos quedará una mezcla espumosa por arriba y con
aspecto de que se ha cortado pero es normal.
Para preparar las cazuelitas estiramos bien el
hojaldre y cortamos las circunferencias un poco más grandes del molde que
vayamos a usar, yo uso los moldes de las magdalenas, los más grandes que tengo.
Pasteles de arroz, típicos de Bilbao
Echamos la mezcla dentro de los moldes.

Para hornearlo precalientas el horno a 200º y pones
los pasteles en la parte de abajo para que se haga el hojaldre, unos
10 minutos. Después lo pasamos a la parte de arriba para que se
termine de hornear la masa.

Una vez sacados del horno dejamos enfriar y el pastel
bajara bastante, esto, es normal.
IMAGENES TCV
Pasteles de arroz, típicos de BilbaoPasteles de arroz, típicos de BilbaoPasteles de arroz, típicos de Bilbao

Pastel fácil con cobertura de mora

Pastel fácil con cobertura de mora
Ya vamos apurando los
días y empieza la cuenta atrás para las vacaciones. Eso no quita para que
sigamos siendo unas cocinillas.
Hoy quiero compartir con
vosotros una receta muy fácil. Este pastel estoy segura de que va a sacaros
de más de un apuro
.
Con invitados en casa o
porque tenéis una imperiosa necesidad de comer dulce. Es muy sencillo y rápido
de hacer.
Pastel fácil con cobertura de mora
Por los ingredientes, no
os preocupéis que son los típicos que siempre se tienen por casa.
Esta, es la historia de
un pastel que no lo quiso ser pero que al final se convirtió en un postre.
Hace ya unos meses que
colaboro con mis recetas en el blog de Delikatissen y esta receta, digamos que
es parte del resultado de otra que veréis por el blog.
Cuando las cosas no
salen como una se lo espera hay que tener recursos. Así que parte de la receta,
se ha transformado en lo que veis
Pastel fácil con cobertura de mora

INGREDIENTES

500 ml de leche
125 gr de azúcar
125gr de harina
3 huevos
75 gr de mantequilla

PARA EL GLASEADO

200 gr de queso de untar
3 cucharadas de
mermelada de mora
3 cucharadas de leche
Pastel fácil con cobertura de mora

 ELAVORACION

Tenemos que tener la mantequilla blanda, a temperatura
ambiente, en pomada se suele decir. Así que lo mejor es que la saques con unas
horas de antelación. Yo soy muy despistada así que suelo ayudarme con un golpe
de calor en el microondas.
Mezclamos la mantequilla
con el azúcar y batimos durante unos tres minutos. Hasta que el conjunto
blanquee y nos quede cremoso.
Después añadimos los
huevos. Uno a uno y batiendo después de cada adición.
Incorporamos la harina.
Poco a poco para que quede bien integrada. Por último añadimos la leche y
volvemos a mezclar.
Nos va a quedar una masa
bastante líquida, un poco grumosa y con algo de espuma. Esto hace que el pastel
quede de más cuajado en el fondo y con una capa superior más esponjosa.
Pastel fácil con cobertura de mora
Para hornearlo
precalentamos a 180º y con el ventilador lo tenemos alrededor de 20 minutos. Una
prueba para saber si está hecho es pinchándolo con una varilla. Si esta sale
seca ya está hecho.
Dejamos enfriar en el
molde. Mientras hacemos la cobertura y para ello seguimos echándole ingenio.
Quería hacer una glasa
con azúcar glas pero no tenía. Tampoco nata para montar. Por lo que seguí
escudriñando la nevera hasta que encontré el típico queso de untar.
Mezclas los ingredientes
y bates bien. En mis recetas siempre uso mermelada de mora porque la tenemos
casera. En tu caso, sustitúyela por la que tengas.
Vamos a obtener una
crema ligera que usaremos para adornar el pastel. Más fácil imposible.
FOTOGRAFIA TCV
Pastel fácil con cobertura de moraPastel fácil con cobertura de moraPastel fácil con cobertura de mora

Tarta de queso fácil

Tarta de queso fácil
Hoy vamos a hacer una de dulce que ya tocaba. Vamos con una tarta de queso para torpes. Si habitualmente las fórmulas que suelo
mostrar en el blog son sencillas, cocina de calidad, con recetas fáciles de hacer, Siempre hay alguna que riza el rizo y
todavía lo es más aún.
Parece mentira que con lo queseros que
somos en casa la tarta de queso no
es una de mis habituales, así que llevaba mucho tiempo con ganas de probar
alguna receta, y cuando digo mucho, es mucho.
Estoy segura que a estas alturas el que
más o menos ya ha probado alguna vez este
tipo de tarta
, si no es tu caso y no eres muy fan del queso estate tranquilo porque, así como la semana pasada te
dije que pasases de la receta, la de
hoy es para ti, a pesar de que no seas muy amigo de este producto. Lo bueno que
tiene esta tarta es que a pesar de que el
ingrediente principal es el queso
no es este su sabor protagonista ya que
el toque de limón y vainilla le aportan al conjunto un punto diferente.
Tarta de queso fácil
La receta la he sacado de mi libro de
Robin Food, sí, yo también uso de estos libros. He variado un poco algunos
ingredientes porque no tenía en casa todos los de la receta, y os la traslado
tal y como la he hecho yo.
Tarta de queso fácil
INGREDIENTES:
1/2 paquete de galletas tipo digestive
200 gr de mantequilla
1 kg de queso en crema
5 huevos
2 yemas
Ralladura de limón
300 gr azúcar glas
3 cucharadas de leche condensada
2 cucharadas de harina
Sal
1 cucharadita de vainilla
Tarta de queso fácil
Trituramos la galleta y mezclamos bien con
la mantequilla derretida. Esto es para la base, horneamos 5 minutos a 180º.
Tarta de queso fácil
Para el rellenos mezclamos bien todos los
ingredientes con la batidora. Ya veis que no tiene nada de misterio, ni
tamizar, ni primero una cosa y luego la otra. En 20 minutos lo has preparado.
Tarta de queso fácil
Horneamos con calor arriba y abajo +
el ventilador. Primero 10 minutos a 220º y luego 40 minutos a 100º o hasta que
veamos que está cuajada.
No te olvides de dejar enfriar antes de
desmoldar.
Por último, como presentación le puedes
poner un poco de mermelada de mora o similar por encima.
FOTOGRAFIA TCV

Tarta de queso fácil

Muffins San Valentín

FELIZ SAN VALENTIN
Acuérdate de los tuyos
Distribuye todo tu amor
Dale caña a tus abrazos
Terminamos la semana con una receta, que ya se echaba de menos. Un dulce para endulzarnos un poco más si cabe el día de hoy.
Os traigo unas muffins para que podáis quitar la resaca de tanto amor con un riquísimo desayuno.

 INGREDIENTES 
240gr de harina
1 sobre de levadura
130gr de azucar moreno
150gr de mantequilla
175 gr de moras
240 ml de leche
2 huevos
ralladura de limón
sal
Os diré que los muffins a diferencia de las magdalenas llevan una masa más compacta, no es tan importante el batido como en las magdalenas que tienen que quedar esponjosas.
Acordaros siempre de tamizar la harina con la levadura, la mezclamos con el azúcar y la mantequilla que habremos derretido previamente. Batimos los huevos junto con la leche, la ralladura y la sal. Ya sabéis que yo la uso con todos los postres sin excepción. Mezclamos todo el conjunto. No es necesario batir.
Los muffins no llevan el estriado clásico de las magdalenas así que los moldes mejor lisos, si queréis hacer las típicas capsulas de los muffins basta con hacer recortes con forma de cuadrado usando papel de horno, estos los introduciremos en los moldes que vayamos a usar.
Con el horno a precalentado a 160º hornearemos con calor arriba y abajo unos 30′ o hasta que estén dorados. Yo los dejo más tirando a blancos porque en casa nos gustan así, eso lo decidís vosatr@s.





Y ahora va mi anécdota de esta vez, ¿os acordáis que os dije con las galletas que me había despistado con las cantidades? ¡No fui yo! fue mi super peso digital de Inoxibar, se ha revelado, espero que solo sean las pilas…claro, así que yo pesé cuando empiezo a incorporar los ingredientes de repente te da al ojo ¡dónde vas con tanta harina! vamos que mi peso me engaña y yo como buena mujer, soy la última en enterarse.

Image and video hosting by TinyPic

Sobaos Pasiegos

Empezamos la semanita con una receta de esas que me gustan a mí, para untar en la leche. Como bien os digo al principio el menú de mi casa lo dicta Naia, desde que empezó a comer decidí organizar las comidas de la casa en función de la necesidades de Naia hasta tal punto de llegar a cocinar sin sal -por muy sano que sea pufff, ¡la comida no sabe a nada!- ahora ya cocino con un poco de sal pero en general más bien soso. En esta ocasión Naia se ha aficionado durante las Navidades a los sobaos y al volver a casa, pues los ha sobaos así que teniendo en cuenta que a pesar de que soy muy aficionada a la bollería y nada a el producto industrial, cuanto más casero mejor, me he puesto a ello.
Hace ya tiempo que ví en Un País Para Comérselo a Juan Etxanobe & company de visita por la Vega de Pas en Cantabria, un valle precioso que se encuentra dentro de los Valles Pasiegos y también la cuna del sobao, allí hicieron la típica receta de sobaos y no se me había ocurrido que un producto tan esquito pudiera salir de una receta tan sencilla. 

He de confesar que a mí me encantan, cuando vamos de visita a la Cantabria profunda siempre vuelvo con un paquete de los de verdad, como los del Macho, tamaño gigante -un sobao para dos- Los que habéis tenido el placer de poder probar este tipo de sobao habréis comprobado que el típico que ya viene envuelto en paquetitos individuales no tiene absolutamente nada que ver con el intenso sabor de uno de verdad. Entiendo que es una pena porque depende donde vivas….pues nada porque no es un producto que se exporte mucho fuera de su comunidad, ni tan siquiera en Bilbao tan cerquita como estamos de Cantabria lo puedes adquirir en cualquier sitio.
Para aquellos que no tenéis esta opción va esta receta.

SOBAOS PASIEGOS





Mezclamos la mantequilla en pomada o a temperatura ambiente con el azúcar hasta que manquee la masa, vamos incorporando los huevos uno a uno. Por otro lado tamizamos la harina junto con la levadura y por último la vamos incorporando poco a poco al resto. Por último a 180º con calor abajo unos 20 minutos.





Es muy importante usar mantequilla de calidad, no valen margarinas y cosas vegetales, los huevos, si son camperos mejor. Yo esta vez usé mantequilla Pascual ya que no encontré en el super la que suelo usar de forma habitual -una holandesa-. Mi próxima misión será buscar una de las buenas buenas. Intentaré hacerme con una cantabrona y a ser posible pasiega, ahí está el truco. El sobao casero tiene ese color huevo que le da el uso del producto adecuado…ahhh y por descontado los característicos envoltorios de este producto que como no tenía lo hice con forma de magdalenas.



FÁCIL FÁCIL 

Image and video hosting by TinyPic

Apple Pie

No puedo evitarlo, cada vez que hago esta receta me acuerdo de la mítica imagen de la película American Pie en la que sale uno de los protas con la susodicha tarta en ese sitio que en un lugar como este no voy a poner nombre….a buenos entendedor@s pocas palabras faltan.
La verdad es que es una de esas recetas que hago muchísimo por temporada, sobre todo después de una visita al pueblo momento justo en que mi frutero se encuentra de esta guisa.

Como siempre me repito hasta la saciedad me gusta traeros cosas facilitas, esta receta es fácil fácil.
Vale que podemos hacer las cosas más caseras aún pero hay elaboraciones difíciles y que llevan tiempo,  más aún si no tienes artilugios tipo termomix, panificadoras, etc….¡bendito tiempo! así que mi consejo es que compréis la masa ya hecha que las hay de muy buena calidad.

La receta original es con pasta quebrada pero un día que me puse a ello no tenía más que hojaldre y resultó que en casa ha gustado más así. Lo que vamos a hacer en realidad es comúnmente empanadilla de manzana y ya sabemos que aquí las empanadillas de lo que cuadren, pan hojaldre y el relleno no digamos…La receta la saque de Directo al Paladar, la tenéis aquí.
Pelamos, descorazonamos y cortamos en rodajas las manzanas. Preparamos una mezcla con todos los ingredientes y los mezclamos con las manzanas.










Una de la planchas de hojaldre la ponemos como base en el molde que vayamos a usar, es mejor que usemos uno desmontable, ponemos la manzanas encima con la mantequilla. Ahora cerraremos con la otra plancha de hojaldre, es importante que queden bien cerrados los laterales porque sino se nos van a escapar los jugos. Hacemos una chimenea en la parte superior -como a cualquier otra empanadilla- y pintamos con una mezcla de huevo y leche.
Precalentamos el horno a 210º y horneamos unos 50 minutos a 180º o hasta que la masa esté dorada.














Para servirla lo suyo es hacerlo con ella templada pero como siempre ¡hacedlo como más os guste!

Image and video hosting by TinyPic

Blackberry pancake

¿Qué tal ha ido el fin de semana? Espero que alguien haya tenido tiempo de practicar con alguna recetilla de las que ponemos por aquí. Si alguien se ha decidido por hacer la de la semana pasada, vamos a aprovechar la mermelada de moras que nos ha sobrado.
Mi primera vez con las tortitas fue hace más de 20 años, en aquella época por aquí sólo podías probar estas cosas de la mano de algún yankee, en mi caso fue de una de adopción, la tía de mi padre que tras toda una vida en USA volvió a pasar la jubilación al pueblo y allí tuve el auténtico placer de gozar de su compañía y de su maravillosa cocina. Todavía me acuerdo cuando venían sus nietos a pasar sus vacaciones en la maleta traían el bote gigante de sirope y el de Heinz ketchup. Sus pantalones de raperos y la gorra hacia detrás y los Red Hot Chili Peppers de los ochenta.
Vamos con la receta.

Batimos los ingredientes de la masa y dejamos reposar 30 minutos. En una sartén antiadherente -yo, desde que descubrí las de aluminio fundido ya no quiero otras- ponemos un chorrito de masa y dejamos que cuaje, el fuego de un 11 lo pongo a un 8.
Ahora sólo hay que montar con la confitura de mora, tenéis la receta aquí, y nata montada.
Pan cake-mora-pan cake-nata.
Rematamos con unas moras de adorno y ponemos un palillo en el centro para que no se desmorone todo.

¡Nos gusta el dulce, pero más aún nos gusta que sea fácil fácil!

© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

Pan de Molde Dulce

Cuando perseveramos, lo normal es que tarde o temprano obtengamos resultados a este esfuerzo, quizás no del todo satisfactorios, pero sí de esos que te animan a seguir a delante. Cuando yo persevero, en mi casa me dicen “¿Otra vez eso?”, pues si, te vas a hartar de comer ESO hasta que me salga bien, “mis lectores se lo merecen y no voy a tirar la toalla porque no quede bien la primera vez” es más que posible que desperdicies materia prima, pero no lo veas así, es una inversión para el posterior goce de nuestras papilas gustativas.

Con esto lo que quiero decir es, que no os creáis que todo lo que veis aquí es un camino de rosas, algunas veces para llevar a buen término una receta es necesario alguna prueba, tener buena mano para la cocina no quiere decir que todo salga bien. Así pues si os animáis con cualquier receta, no tiréis la toalla si a la primera no sale bien.
La receta de hoy en concreto tuve que intentarlo hasta cuatro veces para conseguir el resultado deseado. Las dos primeras fue un completo desastre, le tercera quedó soso y por fin a la cuarta fue la vencida.
Hoy vamos a hacer pan. Que no, que no es difícil hacer pan, es pringoso, y lleva tiempo -que no trabajo-. Tenemos que respetar las cantidades y los pasos nada más.
Yo a la hora de hacer pan yo busco siempre a Iban Yarza ya que hace que un proceso laborioso como el pan parezca de lo más fácil y divertido, pero no sólo tenemos a Iban, sino que a nivel internacional Dan Lepard es uno de los panaderos con más prestigiosos del mundo.
La de hoy es una receta sencilla, que más que otra cosa nos va a llevar tiempo, el tiempo de espera para que la masa vaya subiendo, allá vamos.

Mezclamos en un recipiente la leche a temperatura ambiente, la miel, la sal, el azúcar y la levadura desmenuzada. Después vamos mezclando la harina -podemos hacer lo con las manos o ayudarnos con una espátula de madera o goma- hasta que tengamos una masa elástica y pegajosa, entonces añadiremos la mantequilla a temperatura ambiente, amasamos, damos un poco de forma y dejamos reposar  durante 10 minutos en el mismo recipiente, tapada con un paño.
Ahora pasamos la masa a la encimera que habremos untado con aceite para que no se pegue. Breve amasado de 10 segundos y la devolvemos al recipiente también untado con aceite. Dejamos reposar 10 minutos y repetimos la operación hasta tres veces -breve amasado, reposo-. Veremos como la masa va aumentando su volumen.
En el último amasado y dejamos reposar 30 minutos tapada con el paño.
Pasado este tiempo colocamos la masa en el molde que vayamos a usar y la dejamos unas 2 horas, hasta que haya doblado su volumen.
Precalentamos el horno a 210º con calor arriba y abajo, pintamos la superficie con un poco de leche mezclada con azúcar y agua de azahar, e introducimos al horno, los primeros 15 minutos a 210º y luego bajamos la temperatura a 180º durante 30 minutos.
Sacamos del horno desmoldamos y dejamos que enfríe en una rejilla.

En definitiva, con los tiempos de espera, unas 4 horas en total nos llevará la receta, aunque el trabajo se reduce a poco más de media hora

Los usos que le podemos dar a este pan son un montón, para la tostadora, unos sandwiches con un puntito dulce o simplemente para untar en leche.

By Sara