7 plantas de interior (para negados) que florecen en invierno

¿Cómo llevas la entrada al otoño? seguro que con mucha pereza y resistiéndote a retirar todo lo de verano. Sacar las mantas, las botas y abrigos y renunciar a la luz. Hoy te propongo seguir llenando tu casa de color con 7 plantas de interior que florecen en invierno.

Esta es una manera de no renunciar al color que aportan las plantas. Esa sensación de bienestar y energía que dan. Claro está que si eres una negada para las plantas siempre puedes recurrir a poner ramos de flores que puedes ir variando en formas y color.

plantas de interior que florecen en invierno

Plantas de interior que florecen en invierno

Cyclamen, es una de esas plantas que puedes poner dentro de casa o fuera es una planta muy agradecida que requiere pocos cuidados. Es muy amiga del frío y las temperaturas por encima de los 20º no es lo que mejor le va. Necesita un riego moderado. Florece en otoño, invierno y primavera. Para ayudarla con la floración puedes añadirle un fertilizante específico y retirar las flores viejas cuando se estropeen.

 

Yo la tengo en la jardinera, para reproducirla simplemente he dejado caer a la tierra las semillas del bulbo de las últimas flores y ya me están empezando a brotar un montón de hojitas nuevas. Algunas permanecen todo el año con su hoja pero lo normal es que en verano están se pierdan. No pasa nada simplemente retíralas y en cuanto empiece el frío volverán a brotar.

plantas de interior que florecen en invierno

Flor de Pascua, es inevitable meter esta planta en la lista plantas de interior que florecen en invierno, sobretodo porque en unas semanas vamos a verlas por todos la esquinas. Es una planta que necesitas bastante luz y riego moderado. Intenta no mojar las hojas y el tallo porque se puede estropear. Una vez ha pasado su floración pedes podarla y posiblemente consigas que el próximo año vuelva a brotar.

plantas de interior que florecen en invierno

Kalanchoe, es una planta crasa, lo cual quiere decir que sus plantas almacenan agua por lo que su riego ha de ser escaso, debes dejar secar la tierra y procura no mojar las flores. Plántala con espacio suficiente para que crezca. Florece en invierno y principios de la primavera.

plantas de interior que florecen en invierno

Cactus de Navidad, como su nombre dice es una planta que florece en Navidad. Es una plata que necesita bastante luz sin sol directo. Requiere riego unas dos veces por semana, durante la floración y con buen drenaje. Una vez ha florecido podar las partes que están más feas.

plantas de interior que florecen en invierno

Espatifilo, la llaman la planta de la paz. Purifica el aire y es una planta ideal para tener en el espacio de trabajo. No necesita mucha luz pero si mucha agua para crecer sana. También hay que señalar que la falta de riego tampoco la mata, si la ves un poco mustia ponle agua y verás como revive. De hecho yo la tengo y ahora que sé un poco más de plantas veo todo lo que la he maltratado y ahí sigue la pobre. Puede florecer durante 10 semanas, Cuando veas que la flor se ha secado corta el tallo.

plantas de interior que florecen en invierno

Violeta africana, es una planta muy agradecida que florece durante todo el año. Necesita un riego moderado dejando secar la capa superior de tierra entre riegos. Siempre desde abajo poniendo agua en el plato durante unas horas para que la planta lo absorba. Necesita un abono líquido de forma habitual que favorecerá el crecimiento de las hojas.

plantas de interior que florecen en invierno

Tillandsia, dentro de las plantas de interior que florecen en invierno, esta especie es una planta muy especial. Es una planta epífita que necesita muy poca agua. Sólo hace falta pulverizar sus hojas de 2 a 3 veces por semana. No es necesario plantarla en tierra es una planta que se adhiere a otras superficies sin parasitarla. Algunas variedades es posible que se mueran después de la floración.

plantas de interior que florecen en invierno

 

1 y 3245 – 6 – 78

Albondigas de coliflor y quinoa

Si alguien esta semana está pensado en dulce que se le vaya quitando de la cabeza porque estoy en modo saludable. Así que hoy toca una receta de albondigas de coliflor. Cada vez más estamos concienciados con la importancia de tener una buena alimentación. Las redes sociales nos sugestionan con ensaladas llenas de color, pescados que dicen cómeme y legumbres que salen de su preparación habitual.

Conceptos como el bath cooking han llegado a nuestros oídos para desde mi punto de vista ponerle nombre a algo que haces de forma habitual en función de tu horario de trabajo. Los comedores de los colegios hacen un parco favor a la alimentación de nuestros hijos. Y en este sentido cada día más me hace daño a la vista cuando veo a un niño merendando de forma habitual bollería o cosas por el estilo.

Desde casa intento que comamos lo más sano posible. Aunque confieso que no soy estricta en ese sentido y mis hijos comen chuches, donuts y galletas con aceite de palma (sobretodo cuando están con los abuelos). La verdura, es una de esas cosas que en la mayoría de las casas cuesta comer. Es por esta razón por la que hay que estrujar las neuronas buscando nuevas preparaciones para comerlas sin quejas y protestas.

Como la huerta está dando coliflores de 2k en cantidades ingentes he probado con una receta que he medio sacado de mi imaginación. Albondigas de coliflor y quinoa, que me han sorprendido mucho por su sabor. Desde luego no saben a coliflor así que es la típica receta para personas que no comen verdura.

La verdad es que en casa la coliflor como más nos gusta es cocida, sin más, un chorlito de aceite y listo. A los niños les encanta, y claro estas coliflores de la huerta tienen un sabor que nada se parece al de la frutería.

albondigas-de-coliflor albondigas-de-coliflor albondigas-de-colifloralbondigas-de-coliflor

ALBONDIGAS DE COLIFLOR

Ingredientes

500gr de coliflor

100gr de quinoa

Pan duro

3 cucharadas de leche

Ajo

Jengibre

Pimienta

Canela

1 huevo

Harina de espoleta para rebozar

Para la salsa:

1 vaso de salsa de soja

Un chorro de agua

1/2 de panela

1/2 vaso de miel

Ralladura de limón

Sésamo

Preparación

Por un lado rallamos la coliflor. Si tienes picadora te resultara más cómodo. Pones el pan con la leche para que ablande y mientras cueces la quinoa; yo la paso por agua para quitar el amargor y la pongo 15min a fuego medio cubierta de agua como un dedo por encima. Picas el ajo y añades las especias. Incorporar el huevo batido y la leche. Una vez tienes realizada la mezcla haces la bolitas y panas por harina. Por ultimo fríes un poco en la sartén.

Para la salsa mezclas todos los ingredientes y pones a cocer a fuego medio hasta que veas que la salsa va espesando. Antes de quitarla del fuego añades el sésamo y la ralladura de limón que contrarresta el dulzor de la  salsa. Listo para servir.

 

Una decoración ecléctica y las claves para conseguirla con éxito

Seguramente eres de las personas que encasillan la decoración con términos tipo estilo nórdico, decoración vintage, decoración ecléctica… Tenemos esa costumbre de ponerle nombre a todo desde el tipo de comida que consumimos, la ropa que vestimos hasta las casa en las que vivimos.

Está claro que hay estilos definidos en todo, hasta para lo que en realidad no tiene estilo. Es en ese momento cuando introducimos la palabra ecléctico. Entonces, ¿es la decoración ecléctica un estilo? yo creo que si podemos hablar de una tendencia.

Y digo tendencia porque en realidad desde mi punto de vista es una otra cosa más que ha surgido para poner nombre a algo que ya existía. Estoy segura de que estás conmigo en el hecho de que a pesar de que podamos ser fieles defensoras de un estilo decorativo siempre hacemos ojitos a otras cosas. Y en muchas ocasiones no podemos evitar querer integrarlas en nuestro hogar.

decoracion-eclectica

En definitiva una decoración ecléctica es aquella que mezcla diferentes tendencias decorativas. La cuestión es que cuando mezclamos dichos estilos podemos acabar con un popurrí de cosas difícil de ver y más aun de vivir en él. Convirtiendo nuestro hogar en un espacio caótico en el que para nada apetece estar. Siguendo las pautas que te doy podrás conseguir con éxito que tu eclecticismo decorativo sea fetén.

Decoración ecléctica, las claves

Colores, mobiliario, cuadros…mezclas de texturas imposibles, cuadros, rayas… un sin fin de detalles que puede hacer que nos volvamos locas en esta tarea. Me repetiré hasta la saciedad la clave está en el color. El hecho de que acabes decorando tu hogar de manera ecléctica sólo se puede deber al hecho de que tienes muy claro lo que te gusta o que no tienes ni idea y empiezas sin un final claro en tu mente.

Por esa razón te aconsejo que tus paredes sean un lienzo en blanco con el que jugar. La clave de color la van a dar los textiles, usar los cojines es lo ideal, y más económico. Teniendo claro cuales van a ser tus tres colores clave, compleméntalos con diferentes texturas y formas. Usa los colores complementarios para incluir más tonos en el conjunto.

decoracion-eclectica decoracion-eclectica

A la hora de decorar las paredes atrévete a mezclar cuadros y marcos de estilo clásico con piezas más minimalista y obras gráficas de estilo más colorido. Para acertar no te puedes peder este artículo donde tienes todas las claves para crear un gallery wall.

Hasta ahora hemos visto detalles que son fácilmente digamos intercambiables si no te gusta el resultado o si te cansas puedes alterarlo de forma sencilla y económica.

Respecto al tema del mobiliario seguro que tienes alguna pieza favorita, no tengas miedo de mezclar. La clave es acompañar una pieza vintage, industrial…con algo de líneas más sencillas. Es la mejor manera de que los muebles no se quiten protagonismo entre ellos.

Complementos, otra de las claves. Dorados, como puede ser una lámpara o piezas de estilo más étnico o tribal. La típica máscara gigante de madera que te traes de un viaje quedaría genial.

decoracion-eclectica decoracion-eclectica decoracion-eclectica

Fuente de las imágenes:

Elle Decor

Sugar and Cloth

Emily Henderson

El sándwich de queso definitivo, con Torta del Casar

Hoy podemos hablar del rey de los bocadillos, el sándwich de queso perfecto es un deseo al que nadie se resiste. Creo que no hay nadie al que no se le vayan los ojos si ve un bocadillo de esos que rezuma un queso cremoso por todos sus costados. ¿y por qué no disfrutar de un manjar así en casa?

Un pequeño vicio que tengo que reconocer, no es conveniente abusar ya que elevaríamos a una categoría superior la ingesta de calorías. No obstante os dejo esta sencilla y exquisita receta del sándwich de queso perfecto.

Requisitos:

El pan de molde, tiene que ser un pan de miga compacta y rebanada gruesa. Da igual que sea tipo pueblo, integral… Ahora mismo puedes encontrar de forma fáciles panes de calidad sin tener que recurrir al pan de molde de toda la vida

La cocción, para que quede una textura crujiente y dorada tienes que untar la superfie con mantequilla. Personalmente en este caso el aove no es la mejor opción ya que no deja esta costra Cras Cras que si hace la mantequilla. Usa una sartén antiadherente y ponla a fuego medio. De esta forma los ingrediente del interior se van cocinado sin que el exterior se nos llegue a quemar.

Y dicho esto, que puedes usar para cualquier sándwich de queso, o de lo que más te guste, vamos con la receta.

sandwich-de-queso sandwich-de-queso sandwich-de-quesosandwich-de-queso sandwich-de-queso

SANDWICH DE QUESO

Ingredientes:

Mantequilla a temperatura ambiente

Mostaza de Dijon

Manzana smith

Torta del Casar

Preparación:

Por una lado untamos la cara exterior con la mantequilla. El hecho de que esté a temperatura ambiente permite que se unte con facilidad sin estropear el pan. Por la cara interior unta el pan con la mostaza

Corta unas finas láminas de manzana y dóralas un poco. Por último unta el queso y a la sartén a fuego medio como antes os he dicho. Puedes sustituir la Torta del Casar por otro queso cremoso, un Brie o un Cheddar van perfectos.